Isonomía: El secreto de AMLO; la ruta del bien público

Alberto Alonso Criollo

En el debate sobre los temas de la agenda pública nacional;  el  Presidente de la  República enseña al país la gran estatura  de su liderazgo y nos dice  el secreto de su éxito. Es simple,  Andrés Manuel  es un hombre congruente que orienta sus decisiones en función del bien público. Ese es el faro que guía sus decisiones. Es la orientación que le  da  seguridad para sortear cualquier tormenta política por más complicada que parezca.

Como no había sucedido en la historia reciente, contamos con un presidente que genera  una confianza enorme  que se proyecta  en la simpatía popular porque la gente tiene cada vez más claro la diferencia entre el bien público y el interés egoísta.   Y conste que el fenómeno va en ascenso, las encuestas demuestran que AMLO  tiene creciente apoyo a sus estrategias de política pública.

Entiendo el bien público como un conjunto de reivindicaciones universalistas que benefician a la unidad social en su conjunto. La contraparte serían reivindicaciones de clase, de grupo, de gremio,  de organización, etc. Es decir  reivindicaciones de actores individuales o colectivos  en  una posición, de privilegio  o subordinación,   en una sociedad compleja, diferenciada,  jerárquica y hasta de dominio.

Del lado de la gente, la agitación generada por la develación  de operaciones depredadoras de la economía nacional auspiciadas desde las cúpulas del poder político y económico durante los últimos sexenios,  ha provocado mayor crispación social.  Esa indignación está traduciéndose en una posición crítica de la ciudadanía que huele, percibe y finalmente cuestiona los argumentos interesados , egoístas,   facciosos o  unilaterales.

Se está produciendo un despertar nacional   que debe ser comprendido en  profundidad. El fenómeno  anuncia un incremento en la participación política bajo modalidades amplias y acaso inéditas.   Eso constituye una reducción de espacio de maniobra para la oposición que no acaba de entender que estamos en un momento histórico en donde la subjetividad social,  interpretará  de forma negativa y  con rechazó cualquier  cuestionamiento hacia su presidente.

De trascendental importancia para quienes administran  ese gran poder gestionado por Morena y AMLO,   en el último proceso electoral,  es entender que ya la  gente es  menos manipulable y sabrá reconocer  si hay  incongruencias con el proyecto  nacional en donde se atente  contra el bien público. Lo mismo en varias   experiencias estatales, en donde  la gente está impaciente,   esperando que, con el mismo criterio,  se aborden los  problemas locales. 

Usted  ¿Qué opina?