El último museo de Francisco Toledo

“El Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, es el último museo de Francisco Toledo” así lo manifiesta su director Daniel Brena, a propósito de que el instituto que preside no haya sido incluido en la donación que de la Biblioteca del Instituto de Artes Graficas de Oaxaca, los dos inmuebles que le dan cede y la colección gráfica y fotográfica José F. Gómez, realizara hace unas semanas Toledo al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Director del Álvarez Bravo desde el 2011, Brena asegura que, “el inmueble

del Centro Fotográfico sigue perteneciendo a Toledo, y nosotros estamos empleados por la Asociación Civil Amigos del IAGO”

Sobre porque no entraron al paquete de donación al INB, Daniel considera que, es deseo del pintor juchiteco el conservarlo, y que pese a que el IAGO ahora se encuentre en el cause administrativo y el Centro de las Artes de San Agustín sea ya responsabilidad del gobierno del estado, “todos trabajamos para un mismo proyecto llamado Francisco Toledo”

Brena recuerda que, el Centro Fotográfico siempre fue independiente del IAGO en términos operativos, y que desde su fundación en 1996 este vino a sacar a los fotógrafos de estériles reuniones en cafés y a concentrarlos en un lugar de instrucción y exhibición que, terminó por significar una explosión para el arte fotográfico que se mantiene y agudiza en nuestros días.

“Hemos llevado herramientas de exposición visual a lugares que no lo tienen” comenta el director sobre un programa del Centro llamado Nuevas visiones, llevado a cabo en comunidades y poblados como Rancho Texas Mixe, San Bartolo Coyotepec y Teotitlán del Valle, con donaciones de cámaras a los niños y cursos instructivos comandados por los fotógrafos Javier León, Bertha Cervantes y Eva Lepiz.

“Se trata de darle una compenetración a los niños con las imágenes y el manejo de cámara. Con su perspectiva documental” expresa Brena y comenta la anécdota de Rancho Tejas Mixes, que debe su nombre a un rancho con tejado por el cual alguna vez desfiló un gobernador, que hoy ya no existe, y del cual no queda imagen alguna que permita entender su calidad de emblema de toda una comunidad.

El director sostiene que, el Álvarez Bravo seguirá con sus talleres de introducción a la fotografía, además de que a partir de la próxima semana habrá un taller de la prestigiada fotógrafa Mary Ellen Mark de fotografía documental, después el noruego Morten Andersen impartirá un taller sobre edición y como fotografiar en la calle, a la que seguirá un taller de Robin Schwartz, la fotógrafa estadounidense cuyo libro Amelia and the animals, donde fotografío a su hija desde bebe con elefantes, orangutanes, monos, murciélagos, cebras, tigres y venados, se ha significado como uno de los libros de fotografía mas populares de los últimos tiempos.

Además habrá un taller de Rayos equis, en colaboración con la Clínica 2001 por los 120 años de la invención de la fotografía en rayos equis, así como la apertura del acervo de la institución, donde mediante una convocatoria se elegirán a algunos estudiantes para estudiar y trazar la historia de la fotografía mexicana con la asesoría de cinco investigadores.

“Los estudiantes verán el acervo, serán contextualizados y elegirán de diez a quince imágenes que, puedan elegir en una exposición”

Sobre esta nueva etapa del Centro Fotográfico como “el último museo de Francisco Toledo” Brena considera que, hoy en día existen resultados palpables y una gran cantidad de producción fotográfica.

Pues existe nuevos proyectos ya encaminados, y una gran cantidad de exposiciones de fotografía que han permeado a toda la ciudad de Oaxaca, como el espacio 411. “No se donde podrías encontrar eso en otra parte del país

Brena menciona a la gran cantidad de excelentes jóvenes fotógrafos oaxaqueños que están trabajando hoy en día y cita los ejemplos de Jorge Santiago, que esta trabajando en el New York Times, ¡y es uno de los fotógrafos que salió del taller de fotografía en Guelatao”

Y de Karina Juárez, “fotógrafa que ha expuesto y vivido en Francia y estuvo en Hydra de Zona Maco”

Finalmente sobre la Primera Bienal Oaxaqueña de Fotografía Brena la calificó como histórica, “es muy importante que finalmente hubo una bienal en Oaxaca, donde se pudo ver el trabajo de muchos fotógrafos y su enorme calidad”

Daniel Brena continúa hablando de fotografía, pero esta nota en algún momento tiene que terminar.