Domingo de Ramos, inicio de la semana santa

El Domingo de Ramos abre la Semana Santa, con las Palmas se recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén. En todos los templos católicos desde temprana hora se pueden ver distintas manifestaciones de fervor cristiano.

Es el Domingo de Ramos cuando se conmemora la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en Jerusalén, aclamado por la multitud, días antes de su pasión, muerte y resurrección, según narran los evangelios. Dicho domingo da inicio a la Semana Santa.

De acuerdo a los evangelios la entrada a Jerusalén se describe como el momento en que Jesús entró triunfalmente en medio de una multitud que lo aclamaba como el Hijo de Dios. La narración está escrita en el Nuevo Testamento de la Biblia, siendo mencionada por todos los cuatro evangelistas: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Antes de entrar a Jerusalén, Jesús se detuvo en Betania y Betfagé, y el Evangelio de Juan añade que cenó con Lázaro y sus hermanas María y Martha. Ahí, se describe que Jesús envió a dos discípulos (no mencionados) a la aldea cercana, con órdenes de recuperar un borrico que había sido atado, pero nunca montado y dijo “Si os preguntan, decid que el Señor necesita el borrico, y que les será devuelto luego”.

En la capital oaxaqueña esta celebración tiene gran relevancia, en la catedral metropolitana las máximas autoridades eclesiásticas realizan una ceremonia de bendición de las palmas, la cual inicia con un recorrido o procesión, situación similar a la que señala en los evangelio.

De la misma manera sucede en algunos otros templos, donde ya, exprofeso y desde antes, se pueden encontrar personas o artesanos que realizan con sus manos diversas figuras de palmas que venden con un costo significativo.

Los ramos o palmas benditas en esta fecha se llevan a la casa como signo de la bendición de Dios.