Masticadero Político II: campañas anticipadas

Regresa el Masticadero

Hace años que el Masticadero Político de Rioaxaca tuvo que retirarse -¿ o fue retirado?- por causas de fuerza mayor. Ahora regresa con más fuerza y conocimiento que nunca para provecho de nuestra audiencia que sabe de la perspectiva mayor que se cultiva en esta columna.

Para abrir boca: Crisis en el Congreso

La gran crisis en el Congreso oaxaqueño. Es histórica esta gran crisis por la que atraviesa el Congreso Oaxaqueño que no trabaja para nada en beneficio de la sociedad oaxaqueña y en donde brilla por su ausencia la productividad legislativa.

Ahí todo el tiempo se la pasan peleando o sacando decretos que benefician a los partidos y en particular a los grupos y personajes que dominan los espacios de decisión. Hay que recordar el tema del presupuesto o de la facultad para la designación de administradores. Son temas que pusieron de relieve la falta de compromiso y el distanciamiento de las fracciones en el Congreso con los objetivos de gobierno.

La gota que derramó el vaso sucedió el pasado jueves en donde la coordinación del PRI en alianza con la fracción bisagra (MC, PSD, PANAL y PUP) literalmente le dieron la vuelta al confundido y dividido grupos coalicionista integrado por PRD, PAN y PT. La maniobra que no tuvo nada de inteligente, pero si de gran audacia, pasó por encima del reglamento para constituir una asamblea sin el Presidente Jesús López, quién había decretado un receso.

Diputados Priístas y de la Fracción Bisagra. Festejaron a todo lo que da la maniobra. Sin embargo, pasada la euforia, se dieron cuenta de que habían abonado a la crisis más vergonzosa en la historia reciente del estado y las fracciones más lúcidas, perciben ya que esa jugada se pasó de tueste y que si no hay rectificación, se producirá una escisión que profundizará la parálisis legislativa.

Una conclusión inmediata para la fracción coalicionista es que si no se define una estrategia única y se sigue actuando al margen del gobierno; siempre serán avasallados por la dirigencia más “avil” de Avilés quién tiene a la fracción bisagra, siempre como potencial aliado.

Las campañas anticipadas.

Mientras en el Congreso se disponen a encontrar arreglos más productivos, en la arena electoral de todo el estado ya iniciaron las campañas de cuatro pesos completos de políticos que aspiran a la gubernatura y que han levantado la mano para ser considerados por sus respectivos partidos. El grupos más potente esta por supuesto en el PRI que tiene cuatro gallos.

El senador Eviel Pérez Magaña, diputado Martín Vásquez Villanueva; diputado federal, Samuel Gurrión, finalmente El flamante Director Nacional de Diconsa, Héctor Pablo Ramirez Puga, hacen lo propio. Por el lado del PRD, en plena acción se encuentra el senador Benjamín Robles Montoya. Hagan sus apuestas.

”Lo mejor está por venir”

Cuando se es un político se puede caer muy fácilmente en la seducción de promover la imagen, pero hay que cuidar en manos de quien se pone esa creación, porque puede construir mensajes con tantos significados que se vuelve un equívoco.

Un poco de eso, es lo que le sucede a Eviel Pérez Magaña con el culto que le dio por hacerle a su imagen por un año de trabajo como senador. Sus fotografías con escenas recreadas, mujeres, hombres y niños que fueron puestos ahí para adornarlo, como mera escenografía, transmitiendo la idea que todo se puede acomodar y recrear, para que, aunque no exista, hacer como que existe. La pose solo la pose.

“Lo mejor está por venir”, dice su frase, ¿qué nos quiere decir?, que en un año, todavía no pasa nada o es solo una amenaza que advierte que el PRI avanza, si es el segundo significado un reconocimiento por la humildad de aceptar una frase que nada dice de él como senador y sí de su partido.

Que pretende Eviel con ese gasto en imagen por su año de trabajo, ¿de verdad solo decirnos que ha trabajado? O aspira a trabajar para conseguir algo más, porque si ha de recordar que fue él, quien llevó a la derrota al PRI y aún así ha sido uno de los más premiados por el mismo partido.

“Dónde las cosas buenas empiezan”

Tal vez los priistas decidieron ser futuristas en su slogans y dejarle todo al tiempo. “Dónde las cosas buenas empiezan” reza la frase con la que pretende identificarse el municipio de Oaxaca de Juárez, y que suponemos solo tendrá vigencia los próximos seis meses. Si las cosas buenas no empiezan en ese tiempo, perderemos nuevamente la confianza en las autoridades municipales. En cuanto cambien la frasecita nos daremos cuenta que ya empezaron, porque no pueden terminar la administración con esa frase o solo nos demostrarían que ha sido un gran fracaso.

En cualquiera de los dos casos, la ciudadanía está cansada que todo se lo dejen al futuro, necesitamos gobiernos que nos garanticen que pueden y saben hacer las cosas y no que nos digan que apenas vienen o que empezarán, ya incertidumbre tenemos mucha, para que reforzarla.

En otros temas, el pasado jueves los diputados locales entregaron reconocimientos a la selección de basquetbol de niños indígenas triquis por los logros obtenidos durante el 2013, caravana con sombrero ajeno pues. Sin embargo, el tema no es el reconocimiento que realizaron los diputados sino el ejercicio en el que se convirtió.

Todo estaba bien, pero el protagonismo de los legisladores empañó todo.

Que alguien explique a los diputados que las buenas intenciones no alcanzan cuando se trata de gobernar. Primero, los pobres chamacos llegaron al Congreso como “chivos” en la batea de una camioneta, de eso circula una imagen en las redes sociales; segundo, nadie de la LXII legislatura se preocupó por saber si los niños triquis, y no me refiero solo a los basquetbolistas sino a los de la región indígena, tienen un programa especial para detectar a los nuevos talentos.

Ahora habría que preguntar a los diputados ¿Qué se está legislando en la materia? ¿Qué agenda legislativa tiene la Comisión de la Juventud y Deporte? Y recordar que no todo es la búsqueda del poder y cuotas monetarias, hay muchas otras cosas que la nueva legislatura beberá hacer para no pasar de noche.

Minucias en el PRI

La oreja del tricolor reveló la desconfianza que prevalece también en los diputados priístas en su pastor, Alejandro Avilés, actual presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Oaxaca con la designación de administradores municipales, toda vez que se asegura ha colocado a sus allegados para posicionarse rumbo a las elecciones federales del 2015 y a la mayoría no se le tomó en cuenta. ¡No salpica! Se quejan.

Otro que ya se destapo para la gubernatura del estado, es el actual diputado federal Martín Vásquez Villanueva quien pretende primero, llegar a la presidencia estatal del PRI y competir en las elecciones internas del 2016. ¡Esta vez si le hará justicia la revolución! Dice el esforzado y diplomático galeno.