Se formó la tormenta tropical Epsilon en el Atlántico Central: esta será su trayectoria

Excélsior

En la mañana de este lunes se formó en aguas del Atlántico Central la tormenta tropical Epsilon, y todo apunta a que se fortalecerá en los próximos días.

A través de un comunicado, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que el centro del sistema se localizó a primera hora a 1,155 kilómetros al sureste del archipiélago de las Bermudas, y a 3,235 kilómetros del litoral de Quintana Roo.

Aunque por el momento registra vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora, con rachas más intensas, se prevé que el ciclón se intensifique esta semana y se convierta en huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, de acuerdo con la previsión del Centro Nacional de Huracanes de EEUU (NHC, por sus siglas en inglés).

Pronóstico de trayectoria de la tormenta tropical Epsilon según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU. La letra “S” representa “tormenta” (“storm” en inglés), mientras que la H se refiere a huracán

Pronóstico de trayectoria de la tormenta tropical Epsilon según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU. La letra “S” representa “tormenta” (“storm” en inglés), mientras que la H se refiere a huracán.

“Se pronostica un fortalecimiento gradual en las próximas 72 horas, y se espera que Epsilon esté cerca de ser un huracán en las primeras horas del jueves. Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 220 kilómetros, principalmente al noreste y este del centro”, advirtió el organismo climático con sede en Miami, en su reporte de las 11:00 horas.

Por su lejanía con el continente, el sistema no generará todavía efectos en tierra, ni se han emitido alarmas precautorias. Sin embargo, el NHC instó a las autoridades de Bermudas a seguir constantemente la trayectoria del huracán, ya que este martes 20 de octubre dejará su posición estacionaria y comenzará a desplazarse hacia el noroeste, rumbo a esas islas paradisiacas.

Así, según el pronóstico actual de trayectoria, la depresión tropical 27 no supondrá ningún peligro para México, aunque el SMN aclaró que continuará monitoreando su avance.