Los nuevos liderazgos de la Sección 22

La Silla Rota.

Tras la detención de las dos figuras más visibles de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Rubén Núñez Ginés, secretario general y Francisco Villalobos Ricardez, secretario de Organización, surgen ya los nombres de quienes podrían sustituirlos.     El magisterio oaxaqueño se ha empeñado en asegurar que no son una agrupación de liderazgos, sino una gremial en la que todos tienen voz y voto. No obstante, hay quienes han comenzado a destacar.   Aunque en los estatutos del magisterio la renovación de la dirigencia de la Sección 22 será hasta octubre de este año –la convocatoria saldría en agosto– la situación “especial” que viven los maestros de Oaxaca podría suspender dicho relevo y optar por dar espacio a los liderazgos existentes.

 ¿Quiénes son esos liderazgos?

  De acuerdo con los estatutos de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ante la ausencia de los secretarios General y de Organización, quien tomaría el mando es el Secretario Técnico, Gustavo Manzano Sosa.

 El maestro disidente es el número 26 en la lista de los integrantes del magisterio con una orden de aprehensión a eso se atribuye su poca actividad en días recientes, aseguran fuentes al interior de la Sección 22.

 Sin embargo, su poca actividad también podría deberse a la relación con sus familiares.

Gloria Manzano Sosa, su hermana, es viuda del extinto dirigente magisterial Rafael Vicente Rodríguez Enríquez, asesinado a balazos en 2011; también es hermano Leonel Manzano Sosa, quien fue detenido en 2013 acusados de haber participado en un secuestro y de tener ligas con el Ejército Popular Revolucionario (EPR), conocida como la guerrilla en los estados de Guerrero y Oaxaca.

Juan García García es el vocero meticuloso del magisterio, representante de la región de La Cañada. Aunque es uno de los integrantes de la Comisión negociadora que dialoga con las autoridades estatales y federales, es quien ha tenido el cuidado de asegurar que la Sección 22 se regirá por una “dirigencia colectiva”.

En septiembre de 2014, siendo Oficial Mayor del magisterio, fue uno de los que encabezó el grupo de padres de familia y profesores de la Sección 22 que intentaron ingresar por la fuerza a la primaria José Vasconcelos de la comunidad Felipe Ángeles, de donde fueron expulsados y sustituidos por maestros de la Sección 59, a la que se acusa de haber sido creada por el gobierno para ser contrapeso de los disidentes.

La CNTE tiene rostro de mujer

Isabel García Velasco, es una de las maestras más aguerridas del magisterio, su presencia recuerda a la de María del Carmen López Vázquez, alias La Jicayán. Aunque la originaria de Pinotepan es menos impulsiva.

 Es una de las 12 integrantes de la Comisión Política del magisterio, representante de Pinotepa Nacional, hasta 2012 fue directora de la primaria Simón con 22 año de servicio, donde percibía un sueldo de cuatro mil 300 pesos quincenales, pago que se le fue suspendido desde noviembre de 2015.

García Velasco es, junto con Rubén Núñez, representante de la región costa dentro de la Comisión Política de la Sección 22, la misma que ha negociado unfructuosamente con la Secretaría de Gobernación.

“Nos toca estar al frente de reuniones estatales, coordinar las asambleas, dar información correcta y orientar a los medios de comunicación. Nos toca también el trabajo político y orientar a nuestras bases”, explica sobre sus actividades.

Angélica García Pérez, es otra de las integrantes de la Comisión Política del Comité Ejecutivo Seccional (CES), ella fue una de las elegidas en la Asamblea Estatal de septiembre de 2015.

Es representante de la zona de Valles Centrales junto con otra de los liderazgos femeninos más recientes dentro del magisterio, Lilia Ortiz Martínez.   La profesora de primaria ha encabezado entre otras cosas las movilizaciones en la capital oaxaqueña y también la toma del Congreso local.

Antes de ser elegida como integrante de la Comisión Política del magisterio disidente en Oaxaca, fue líder del Sector Etla de la Sección 22, en la capital del estado. En diciembre de 2014, la maestra encabezó el bloqueo la carretera Internacional 190, como medida de presión para obligar a las autoridades a terminar con un conflicto que tenían comunidades del centro por la falta de agua.

Lilia Ortiz Martínez es uno de los rostros nuevos en la dirigencia del magisterio, fue auxiliar en la Secretaría de asuntos y conflictos de la Sección 22 en el nivel de primaria, cargo desde el que en 2013, se pedía a los profesores de nueva contratación comprobar que habían participado en las movilizaciones magisteriales de agosto y septiembre de 2013 en la Ciudad de México.

 También ocupó la suplencia en el Colegiado de Asuntos laborales a nivel primaria, del Comité Ejecutivo Seccional. La integrante del magisterio ha sido una de las voces encargadas de revertir la retención de salarios al magisterio oaxaqueño que afecta a más de cinco mil profesores desde noviembre de 2015.

El magisterio desde afuera   Yesica Sánchez Maya, abogada y defensora de los derechos humanos en Oaxaca, explica que el sistema estatutario dentro del magisterio impide que los liderazgos naturales asciendan a la representación oficial como lo es la Secretaría General.

 “Los liderazgos tienen que salir de la misma estructura, ya ni siquiera quien cubre los requisitos, por estatutos ellos tienen que colocarlos. En sus estructuras hay gente que podría estar en esos espacios. Cualquiera de la misma comisión política”, asegura una de las figuras activas dentro de las movilizaciones sociales del estado desde 2006.   La litigante explica que ante una etapa de “oscurantismo” que se vivirá en el estado con el regreso del PRI, la persecución de liderazgos se podría reforzar.

  “En Oaxaca la gran parte de líderes sociales y opositores políticos siempre están en riesgo, tenemos una gran preocupación porque viene una etapa de oscurantismo sobre todo para las garantías de defensoras y periodistas”, aseguró.

  Rogelio Vargas Garfias, líder de la corriente interna de la Sección 22, Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), subraya que el movimiento magisterial es de las bases y no de líderes.

  Aunque la UTE ha estado a favor de la renovación de la dirigencia debido a la pésima conducción que le ha dado a los maestros el liderazgo de Rubén Núñez, explica que el magisterio estatal podría no llamar a la elección de una nueva dirección en agosto próximo.

 “Se los llevaron a prisión injustamente pero el movimiento lo que va a ser es apoyar a los que siguen al frente y en su momento formar un comité. Ellos (Rubén Núñez y Francisco Villalobos) siguen siendo los representantes de la Sección 22, aún en prisión”, aseguró.