DETRÁS DE LA NOTICIA: Convocan a Premio Nacional de Periodistas entre Pares

Por Alfredo Martínez de Aguilar

Lenta, pero inexorablemente los derechos humanos cobran carta de naturalización en el mundo globalizado. Menos en los Estados Unidos de América. Son su moderno Caballo de Troya en el resto de la Tierra.

Han tenido que transcurrir siglos de lucha por el pleno respeto a la Vida, Libertad y Dignidad humanas. La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano se dio a conocer urbi et orbi el 26 de agosto de 1789.

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos del 4 de julio de 1776 es el primer documento histórico en el que se reconocen los derechos humanos fundamentales, a la Vida, a la Libertad y a la Felicidad.

A las dos regulaciones anteriores vino a sumarse la Declaración Universal de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas aprobada el 10 de diciembre de 1948.

Hoy, el mundo global lucha hoy por los derechos humanos de primera, segunda y tercera generación, derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales, y de solidaridad, respectivamente.

Los derechos civiles y políticos, vinculados con el principio de libertad son considerados derechos de defensa o negativos, que exigen de los poderes públicos su inhibición y no injerencia en la vida privada.

Los derechos económicos, sociales y culturales, se vinculan con el principio de igualdad. Exigen para su realización efectiva de la intervención de los poderes públicos, a través de prestaciones y servicios públicos.

Por su parte, la tercera generación de derechos humanos, surgida en la doctrina en los años 1980, se vincula con la solidaridad. Los unifica su incidencia en la vida de todos, a escala universal, por lo que precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones en un nivel planetario.

Normalmente se incluyen en la tercera generación de los derechos humanos derechos heterogéneos como el derecho a la paz, a la calidad de vida o las garantías frente a la manipulación genética.

La igualdad y paridad de género, también conocida como igualdad de sexos, implica que los hombres y las mujeres deben recibir los mismos beneficios, recibir las mismas sentencias, ser tratados con el mismo respeto y que no exista ninguna violencia entre ambos sexos.

Este concepto es clave en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en la que el objetivo final es otorgar a las personas igualdad legal, cultural y social, especialmente en las actividades democráticas y asegurar la igualdad de remuneración por el mismo trabajo.

El principio de igualdad y de no discriminación por razón de sexo es una obligación de derecho internacional general, que vincula a todas las naciones y, dado su carácter primordial, se establece siempre como un principio que debe inspirar el resto de los derechos fundamentales.

A la luz del respeto absoluto a los derechos humanos, basados en la igualdad y libertad, la Asociación Civil Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores convoca al Premio Nacional de Periodismo entre pares, es decir, de igual a igual.

Es precisamente esta característica la que diferencia al Premio Nacional de Periodismo del Foro de otros certámenes nacionales de este tipo al compartir los convocantes y participantes un estatus igual o similar, antecedentes e intereses similares, unidos por el ejercicio del periodismo y la comunicación.

Con el fin de reconocer el talento de los periodistas mexicanos, en la ciudad de Chihuahua, se lanzó la convocatoria para el Premio Nacional de periodismo, “Veritas in Verbi”, que organiza el FNPC con presencia en 22 estados de la República Mexicana, informó el presidente de esa organización, Rafael Cano Franco.

En la mitología romana, Veritas era la diosa de la verdad, hija de Saturno y madre de la Virtud. Se decía que se ocultaba en un pozo porque era muy elusiva, aunque de pronto emergía desde el fondo con todo su esplendor. Veritas es, pues, el nombre dado a la virtud romana de la veracidad, que fue considerada como una de las principales virtudes que cualquier romano debía de poseer.

En el periodismo, la virtud de la veracidad estará siempre sustentada en el lenguaje, en cada palabra utilizada.

Cano Franco, estuvo acompañado de representantes de varias ciudades del país y de su mesa directiva, quienes encabezaron un desayuno informativo en el Salón Mezzanine, donde se informó del premio.

Agregó que es un gran esfuerzo que realiza el foro, considerando que en ocasiones los periodistas realizan su labor bajo un constante riesgo, prueba de ello son los compañeros muertos o desaparecidos debido a su trabajo.

El certamen comprende nueve categorías: Noticia, Reportaje, Entrevista, Crónica, Fotografía, Internet, Radio, Televisión y Crónica Deportiva. Sólo se premiará a los primeros lugares de cada categoría.

Tendrán derecho a participar los trabajos difundidos, a partir del 15 de abril de 2016 al 15 de febrero de 2017. Los jueces, serán tres acreditados periodistas nacionales y uno extranjero que conozca la realidad que vive nuestro país.

Además, se mencionó que la recepción de los trabajos será en cada uno de los estados donde el Foro Nacional tiene presencia, y en su oficina en la Ciudad de México, ubicada en Maricopa Número 16, Col. Nápoles Delegación Benito Juárez, México, D.F. 03810.

Como presidente del Consejo Directivo del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores, Capítulo Oaxaca, me complace compartir esta iniciativa con mis compañeros y amigos periodistas y comunicadores oaxaqueños, exhortándoles a participar en las diversas categorías.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila