Doriga es un mercader y el apagón analógico es control gubernamental: Villamil

“Joaquín López Doriga no es un periodista, lo que es es un gran mercader de un espacio que además no es suyo. Es un espacio público”.

Jenaro Villamil, probablemente el periodista más representativo en estos momentos del semanario Proceso, define así en conferencia de prensa, el perfil del conductor de televisión que desde le ha dado las noticias a millones de mexicanos en horario estelar desde hace más de diez años.

Villamil es autor de un reciente reportaje donde responsabiliza a López Doriga de haber almacenado una enorme fortuna con el uso discrecional, el  tráfico de influencias y las supuestas prácticas de extorsión  que puesto en marcha aprovechando su puesto como  responsable del espacio noticioso más visto por televisión abierta.

“Es increíble que alguien  se enriquezca con dinero del erario. No es dinero que haya obtenido de inversiones, es dinero que gobernadores, funcionarios, alcaldes le pagan para que hable bien de ellos. Lo suyo es una gacetilla electrónica”.

Doriga respondió a los señalamientos Villamil con el argumento de que el cheque expedido a su nombre  presentado en la portada de Proceso para ilustrar sus prácticas de corrupción era falso, producto del photoshop. 

“A lo mejor fue al banco y se lo rebotaron por eso sabe que es falso. Es un documento que está en acceso a la información, él lo desmiente pero no desmiente todo lo demás”.

El reportero no desmiente ni confirma la veracidad de dicho cheque, Villamil explica que la imagen era “una portada que anunciaba el reportaje”.

El periodista cuenta que Doriga  no solo no niega las acusaciones vertidas por su reportaje,  sino que las confirma en una entrevista realizada con la you tube celebrity Luisito Rey.

“Donde dijo que si es dueño de doce departamentos y que lo ha ganado todo con el sudor de su frente y lo había heredado todo de su madre”

“Tengo los documentos donde se comprueba que no lo heredo todo de su mamá, sino que puso en práctica un sistema de elusión y evasión de impuestos. Dona y transfiere recursos y bienes a su esposa y a sus propias empresas”.

“No negó que hay un recurso de 237 millones de pesos que el gobierno federal le ha destinado a sus dos empresas. Donde si el  ser concesionario de un medio de comunicación obtiene muchos más ingresos  que muchas radiodifusoras  y que muchos medios”.

“Es un sistema de corrupción. Su caso no es único, es un modus operandi, es la punta del iceberg”.

Villamil esta en Oaxaca para presentar en la FILO 2015 su libro La caída del tele presidente, y resalta que hoy la amenaza para la libertad de expresión en México no solo es el poder político, sino también los poderes salvajes, como el narcotráfico.  

“El Caso Aristegui representó las dos amenazas para la libertad de expresión, por un lado el poder político y por el otro el poder mediático. Es una etapa difícil, pero también están aflorando nuevos canales”.

“Una parte son los libros y otra es el periodismo digital que se está ejerciendo de una manera mucho más libre en la red. El activismo ciudadano de las redes les pega, les duele. El poder puede sembrar rumores y amenazar, pero por su naturaleza misma, no pueden controlarlas”.

“Somos pesimistas por naturaleza los mexicanos. Creemos que no sirve de nada el activismo en las redes sociales, pero no, sirve de mucho. De manera indirecta se está volviendo una herramienta de rendición de cuentas”.

El reportero recuerda que la ley de telecomunicaciones promovida por el gobierno federal el años pasado venia represiva sobre todo con el internet.

“Autorizando incluso la posibilidad de espionaje, bloqueo de cuentas y estrategias para bloquear la señal de internet en el radio de una manifestación”.

“Eran tan evidentemente represivas esas medidas que tuvieron que echarlas abajo. Lo que el político mexicano no entiende es que el internet no se puede reformar, es un sistema mundial”.

Villamil considera que al final fueron las empresas globales de internet las que echaron atrás la ley.

“No hay denuncia ni movimiento pequeño en una aldea realmente globalizada a través de las redes sociales”.

De regreso al tema televisivo el conferenciante se refiere al apagón analógico, que según los cálculos, dejara sin servicio de televisión a millones de mexicanos a partir del  31 de diciembre de este año.

Recuerda que el apagón analógico tiene diez años de anunciarse y planearse en México.

“En julio del 2004 se aprobó un estándar tecnológico para México pudiera transitar del formato analógico al digital”.

“La gente no va a dejar de ver tele, esa es una gran mentira de las televisoras. Lo que estas realmente buscan es liberar espectro de la banda 700”. Un ancho de banda seis megahertz.

“El transitó al modelo digital comprime la banda. Lo mismo que ellos transmite en este ancho, lo pueden transmitir en dos o en uno punto cinco.

El reportero comenta que los cuatro o cinco megahertz liberados son los más importantes para la promoción de la banda ancha móvil, y que los intereses mercantiles y el control ciudadano son los que están realmente detrás del apagón televisivo.

“Sobre una ciudadanía que cada vez participa más en las redes sociales aun teniendo un rezago de más del sesenta por ciento de la banda ancha en México. Imagínense si este rezago disminuyera, la gente podría hacer su propia televisión, sus propios noticieros, su propia información”.

“Tratan de impedir que los mexicanos entren al modelo más avanzado de banda ancha, esa verdaderamente es la disputa”.

Jenaro menciona que el gobierno federal se propuso llevar a cabo una estrategia de repartir televisores en lugar de adaptadores para  convertir lo analógico en digital.

“Las catorce y medio millones de televisiones que están repartiendo en los hogares más pobres, en realidad es un negocio para los fabricantes, con licitaciones de la SCT que han ganado dos empresas desconocidas en el mercado, Diamus Milenio  y Fox Con, no Samsung ni ninguna de las grandes armadoras”.

“Huele a negocio de los funcionarios con los contratistas, con una inversión del erario público de 23 mil millones de pesos”.

El reportero apunta que se el gobierno de Enrique Peña Nieto está comprando los televisores a 2600 pesos, en un gran volumen  y con un sobre costo del veinte al treinta por ciento. Cuestión que incluso ya está Investigando la Auditoria Superior de la Federación.

“Los estados que falta de repartir de aquí al 31 de diciembre son Oaxaca, Chiapas, los más pobres y los más conflictivos geográficamente hablando y en tiempos electorales”.

Villamil afirma que Televisa y  TV Azteca no  quieren liberar los megaherzt sobrantes que tienen que entregar por ley, que en realidad lo quieren seguir usufructuando durante  un rato más.

“Lo cual vale mucho dinero en términos de mercado de telecomunicaciones a nivel  mundial. Es un tema complejo que hay que explicarle a la gente y que los periodistas tienen que entender”.

“Se esta jugando el futuro del sector más importante del país en términos económicos y de formación cultural, ciudadana y política que son las Telecomunicaciones”.

Señala además  que encima el sistema de internet móvil mexicano es el más caro del mundo, y que si se libera la el espacio de banda ancha que las televisoras no quieren soltar, este servicio sería mucho más barato.

Sobre el consejo de administración de Televisa Villamil señala que a últimas fechas este se ha modificado mucho.

“Por ejemplo no se ha difundido o no se conoce que Claudio X González ya salió del consejo. Hay un reacomodo de poder del grupo dominante”.

Dice que al final este consejo plantea la estrategia económica y, no la estrategia de contenidos de la televisora.

“Del 97 al 2006 estuvieron en ese consejo Carlos Slim  y María Asunción Aramburuzabala. Hoy  los dos están enfrentados con Televisa, Slim en la pugna por el monopolio de las telecomunicaciones y María Asunción Aramburuzabala demandando a la esposa de López Doriga, el principal extorsionador de la empresa”.

Finalmente sobre el Consejo de administración de la empresa, Jenaro Villamil sentencia que este ha sido siempre “en realidad una instancia de coalición de grupos de intereses”.

“Hay que  investigar muy bien el papel que  Televisa tendrá en las elecciones estatales que vienen en el 2016”.