Se esfuma posibilidad de conocer la verdad sobre Ayotzinapa: Silva- Herzog

Después del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH) hecho público hace dos semanas, que echaba por tierra la verdad histórica de la Procuraduría General de la República (PGR) , en cuanto a la imposibilidad material de la incineración de 43 normalistas en un basurero de Cocula Guerrero, hoy la procuradora Arely Gómez ha hecho público que científicos de la Universidad de Innsbruck, Australia han identificado los restos de  Jhosivani Guerrero de la Cruz.

Este sería el segundo normalista asesinado en ser identificado por la PGR después de que en diciembre pasado, la Procuraduría afirmara haber identificado los restos óseos de otro de los 43 normalistas, Alexander Mora Venancio.

A pocos días de cumplirse un año de la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, estas dos identificaciones chocan con el reporte de la CIDH, pues los restos de los dos jóvenes fueron hallados, según la PGR, en el basurero de Cocula, el mismo lugar donde la Comisión afirma que de haberse producido dicha incineración, no hubieran solo ardido los cuerpos de los 43 desaparecidos, sino todo terreno con maleza que se encuentra alrededor.

Jesús Silva-Herzog  Márquez, politólogo, columnista y conductor televisivo de programas de debate, estuvo en días pasados en Oaxaca, y en entrevista, dio su opinión y análisis sobre este tema.

“Es muy difícil que después de un año que en términos científicos pudieran recolectarse las pruebas que pudieran ayudar a ubicar el paradero de los estudiantes”.

“El reporte de la Comisión reinserta  el drama de los desaparecidos en el centro de la atención nacional e internacional, aunque no es clara la manera en como esto podría concertar un movimiento organizado”.

Silva Herzog considera que en México hay ya muchos focos de protesta activos y latentes, con un caldo de indignación y agitación social bastante visible.

“En términos electorales las candidaturas independientes están prosperando en señal de rechazo a la estructura de los partidos políticos”

El también ensayista y catedrático mira a la indignación por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, como un fermento de oposición popular muy importante, aunque señala:

“Lo que parece ya bastante claro es que se esfuma la posibilidad de conocer la verdad  de lo que sucedió hace prácticamente un año”.

“La Comisión de expertos ha cuestionado  la narración oficial de lo que paso la noche del 26 de Septiembre de 2015. Al final ha pasado mucho tiempo y según el propio informe , la investigación oficial no se hizo con la velocidad y la atingencia necesaria “.

Pese a que la PGR pareciera estar tratando de dar a entender lo contrario con sus recientes identificaciones a normalistas muertos como comprobantes de su verdad histórica, Silva Herzog mira como muy difícil que después de un año pudieran recolectarse en términos científicos las pruebas que pudieran ayudar a ubicar el paradero de los estudiantes.

“Es posible que nunca sepamos su paradero. Es uno de los dramas de este caos. La versión oficial está muy desacreditada por lo que resulta muy probable que la nube y la sombra de lo que sucedió  esa noche se mantenga”.

Márquez cree que esta incertidumbre en las explicaciones oficiales abonaran mas a la conflictividad  en este país

“Este es un elemento más que nos reitera la crisis de estado que padece el país que implica una falta de eficacia de las instituciones del estado”

“Una falta de capacidad para cumplir con sus funciones elementales , que son el cuidado de la seguridad de sus habitantes . Que no es capaz de proveerle a la sociedad informes persuasivos y convincentes sobre situaciones que la han y la siguen conmocionando”.

Pero que sucede con el mexicano promedio en caso de que se compruebe que fue el Estado el que desapareció a los 43 normalistas , que viene para él .

“El lema de que fue el Estado es un lema políticamente eficaz, pero no nos ayuda mucho a entender lo que pasó. Porque si fue el Estado , pues entonces no fue nadie en concreto”.

Silva Herzog , con su apellido de prosapia política, considera que lo que sucedió a los normalistas y como se reaccionó ante eso desnuda  la precariedad y debilidad del Estado Mexicano

“Pero de la desaparición y probable homicidio de los responsables tiene que haber responsables concretos que deben pagar su delito. De lo contrario , decir que solo fue el Estado es incluso inflar las posibilidades de impunidad en el país “.

El entrevistado también se refiere a la ciudad de Oaxaca  y sobre como en ella se percibe todavía una tensión importante. “Sobre todo de una protesta magisterial que sigue presente, aunque con menor capacidad para alterar la vida de la ciudad”.

Márquez observa que “el problema magisterial sigue vivo en el estado de Oaxaca”, y asegura que los oaxaqueños todos nos encontramos en un momento de prueba.

 “El golpe que recibió la 22 con la toma del IEEPO, le cortó el suministro económico que le era tan importante para llevar a cabo esa movilizaciones que afectaron a la ciudad de Oaxaca y le permitían llegar a la ciudad de México para plantarse y protestar”.

“Con esta limitación financiera habrá que ver si el respaldo de los maestros a su sindicato sigue firme”.