Neri se va, la SECULTA se queda

“No pertenezco a ningún partido político” fue lo que señaló en entrevista Francisco Martínez Neri el pasado jueves 15 de enero, donde también negó su rumorada renuncia de la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (SECULTA) para buscar una candidatura a una diputación federal.

”No hay ninguna situación de esas, no tengo planes. Estaré aquí hasta que el gobernador diga que tengo que estar”. Pues el gobernador no le dijo nada y fue el mismo Neri el que ayer presentó su renuncia a la SECULTA, para buscar contender por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en el Distrito Federal Electoral con sede en la ciudad de Oaxaca.

En resumen el exsecretario y flamante nuevo precandidato a una curul federal si tenía partido y si iba a renunciar. Con la SECULTA sin titular durante casi un año en lo que el entonces diputado local terminaba su ciclo en San Raymundo Jalpán, Neri entró en funciones a finales del 2013, enfrentándose de entrada al panorama que la secretaría que le habían guardado para hacer tiempo en lo que la candidatura a diputación federal llegaba no era el trampolín a modo mediático que su carrera necesitaba.

Ausencia de recursos económicos que llevaban al lanzamiento de convocatorias de producción artística en las que el dinero para concretarlas no aparecía o aparecía muy tarde, políticas culturales dispersas en las que (el discurso de arranque del secretario) la descentralización de la actividad cultural en la ciudad de Oaxaca llevada a cabo en regiones, municipios y comunidades del estado nunca se vio centralizada del todo (“¿Cómo va a descentralizar la cultura si ni siquiera puede llevar sillas a San Juan Beltrán?” se preguntará la teatrera Wagive Jiménez , sobre los lances del discurso oficial cultural), todas estas fueron solo algunas de las vertientes que marcaron la administración del hoy aspirante a una diputación federal.

Sin políticas culturales reales y palpables, con una marcada indolencia administrativa en la que ni un trámite mínimo como el incluir el ISBR (Número y registro internacional del libro) en los libros editados por la misma secretaría, pudo ser concluido, con un desencuentro y distanciamiento insondable de la SECULTA con los creadores y promotores artísticos de la entidad, es como Francisco Martínez Neri deja su más reciente asignación.

“Las actividades que estoy realizando ahora me están ocupando de una manera integral, y no siento que haya una necesidad de dejar las cosas para ir a otras”.

“Hay cosas que estamos componiendo en la SECULTA, recaudando con la visión que nosotros tenemos. Podemos aportar cosas interesantes”

Declaró Francisco Martínez Neri el pasado martes 30 de septiembre del 2014. La primera no la cumplió, la segunda se quedó en veremos.