Las nubes del bostezo. Muestra Internacional de Cine

0
202

Se presenta Las nubes de María (Francia. EUA) dentro de la Muestra Internacional de Cine que se presenta a las siete de la noche en el Teatro Alcalá.

En ella Juliette Binoche habla y habla y Kristen Stewart la escucha. Esto podría parecer interesante pero en las manos del cineasta artístico Olivier Assayas el asunto se vuelve a veces una tortura, y otras tantas una oportunidad para reflexionar sobre el paso de un tiempo que no perdona ni se detiene a mirar atrás.

María Enders (Binoche) es una actriz de cine y teatro que se enfrenta a la posibilidad de volver a hacer la obra que veinte años atrás la hiciera famosa, pero ahora en un papel de soporte que muy poco tiene que ver con su pasado grandioso de diva superlativa que hizo lo mismo películas enormes festivaleras que cintas de acción sobre espías enamorados con Harrison Ford.

Su decadencia es inminente y María lo sabe. También lo sabe Valentine (Stewart) su asistente que la acompaña a unas bucólicas montañas a aprenderse un papel de mujer amante de una chica (Chloe Grace Moretz) que la conduce a la perdición con el mismo tino vehemente con el que también la inunda de pasión.

Assayas, cineasta francés bien ubicado dentro del circuito de cine culto con cosas tan disímbolas como Finales de Agosto, principios de Septiembre (1998) verborreico acercamiento a la vida de unos franceses maduros intensos que tienen mucho tiempo libre, y Carlos (2010) asombrosa y vibrante miniserie a ser redescubierta, hablada en ocho idiomas y que da cuenta de la vida y obra del terrorista mas internacional de la historia.

Hoy Assayas se ha decantado por un estilo Ingmar Bergman cafeteado conoce las nubes blancas, con largos planos y diálogos que aspiran a la reflexión, pero de lo cuales la mitad de ellos terminan en bostezo.

La cosa se anima por las actuaciones. Binoche, desparpajada y exacta como siempre, en su neurosis de una estrella que se eclipsa y pide esquina con toda la dignidad del mundo, Stewart, inexpresiva como siempre con su eternos gesto de chico con diarrea pero que al final le echa un montón de ganas para estar medianamente a la altura de su contraparte, y Moretz, divertida y excitante en su rol de Britney Spears de la Instagram generation, que mueve su papel con una indolencia inocente agresiva que pudiera hacer pensar que la Hit Girl de Kick Ass por fin ha dejado de matar maleantes y ahora se dedica a exterminar corazones.

Para mas sospechas Las nubes de María fue recientemente escogida por Cinepolis Oaxaca para mantenerla tres semanas en su sala de cine de “arte”. Un amigo fue a verla con su novia, ante la opción de otras cintas que sonaban a palomitas y cine fácil .

Después de haber estado ahí mas de dos horas presenciando las sesudas reflexiones de encumbrados personajes, su novia aun no se lo perdona.