Madre clama justicia por expulsión de su hijo injustamente del colegio “Laliberté”

Salina Cruz, Oax. Una madre de familia de clama justicia, luego que las responsables de la dirección del jardín de niños “Jorge Laliberté”, expulsaran a su hijo en un acto por demás arbitrario.

De acuerdo con la mamá del menor, Julissa Romero Nigenda denunció que hace tres meses las religiosas misioneras de nuestra señora “DEL PERPETUO SOCORRO,” Alicia Ortiz Suarez y María Elena Godínez Torres, directoras del Jardín de Niños Jorge Laliberté perteneciente al Colegio Salina Cruz, corrieron al alumno del tercer Año de preprimaria Gabriel Salinas Romero de 6 años de edad.

Y es que narró que este incidente el pasado 19 de marzo del año, cuando la madre y el niño llegaron a la hora de entrada a la escuela y las directoras del kínder en mención, les impidieron el paso a ella y a su hijo, argumentando que por petición de algunos padres de familia muy especiales para la institución se expulsaba al menor ya que tenía un comportamiento inaguantable con sus hijos.

La señora madre del menor solicitó verbalmente en ese momento un comunicado por escrito en el que se especificara qué artículo o clausula y de qué ley habría violado su hijo, recibiendo como respuesta de las mencionadas religiosas Alicia Ortiz Suarez y María Elena Godínez Torres que no le podían entregar nada por escrito que las comprometiera.

“Yo les contesté que me disculparan pero que me parecía algo informal, la forma en que estaban actuando y que iba a pasar a dejar al niño a clases, sólo que las madres religiosas le obstaculizaron el acceso a los salones repitiéndole que el niño ya no pertenecía a la escuela”.

Fue por ello que se armó de valor decidió denunciarlas y mediante conocimiento del oficio No. RIT/273/2014 que le hizo entrega la Visitaduría Regional de Defensoría de Derechos Humanos de los Pueblos de Oaxaca y cuyo titular es el Lic. Olegario Bautista López, en el cual se informa a la señora Julissa Romero Nigenda, madre y tutora del niño el estado del expediente DHPO/CA/016/RI/(21)/OAX/2014 el cual se integró por queja de la mencionada señora.

Tras conocer acerca de la queja las directoras del jardín de niños Jorge Laliberté, se vieron obligadas a rendir cuentas, por la queja que presentó en Derechos Humanos la tutora del menor expulsado, sólo que con la complicidad de la Supervisora Escolar 016 Blanca Margarita Hernández Sánchez quien en lugar de cumplir con su función de regular y hacer cumplir a su vez a las administradoras del Colegio Salina Cruz y del Kínder Jorge Laliberté, entregaron a la Defensoría de Derechos Humanos documentos oficiales en los que no se demuestra que el niño Gabriel Salinas Romero ha violado alguna ley.

De estas anomalías para protegerse mutuamente las profesores y funcionarios de educación informaron que “No se demuestra que exista alguna ley que sancione con la expulsión de un alumno del kínder; es más reconocen que el niño Gabriel Salinas Romero, sigue perteneciendo al jardín de niños y está legalmente inscrito, sin embargo, no le permiten su entrada a clases (comprobando con esto que sí lo corrieron) y no se pronuncian con la propuesta de que la señora Julissa Romero Nigenda puede llevar el niño al colegio”.

Por si fuera poco, presentan para su defensa ante Derechos Humanos, documentos apócrifos por su falta de seriedad y falsedad en declaración de datos, al presentar listas de supuestos padres de familia que, si pertenecen al grupo de clases pero que no firman dicha lista, repetición de firmas realizadas por una misma persona en diferentes renglones con nombre de diferentes padres de familia y la implantación de nombre de padres de familia que no son tutores de alumnos, etc. Además, omisión de la correcta escritura de nombres completos al firmar documentos oficiales, como escribir abreviaturas o intercambios de apellidos maternos y paternos para evitar o evadir consecuencias jurídicas.