Ánimas Trujano entre el estallido y el nudo

0
74

Todos tienen una opinión sobre lo que está sucediendo en Ánimas Trujano, pero no muchos de sus pobladores se atreven a decirla.

Cuando se le pregunta a una señora que atiende su tiendita sobre los sucesos que acontecieron el pasado domingo en la explanada del palacio municipal, donde un grupo de personas se enfrentó a sillazos, golpes, pedradas y garrotazos, durante un intento de asamblea comunitaria organizada por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) para nombrar un síndico y tres concejales del cabildo por indicación de un mandato del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, esta pela muchos los ojos y contesta que lo único que sabe es que se le deben diez pesos de una coca-cola.

A la gente de Ánimas Trujano se le nota nerviosa, inquieta, expectante.

Adriana (el nombre que ella parece haber escogido para identificarse) cuenta su aventura del pasado domingo mientras su hija de siete años no deja de observarla.

“Yo estoy con el presidente municipal (Manuel López Cervantes), el ya nombró a sus concejales para poder trabajar. De lo que tiene miedo toda esa gente que no lo deja trabajar es de que él mande hacer una auditoría al gobierno municipal anterior (el cual estuvo encabezado Nahúm Velasco Negrete)”

Sobre el zafarrancho del domingo, Adriana afirma haber estado ahí, en la línea de batalla.

“Los que empezaron todo fueron los que son del bando de Nahúm, un señor al que le dicen Güina fue el que los estaba organizando, traían sus mochilas con molotov, y una de ellas la lanzaron a la lona de la asamblea”

“Yo venía con mi nena en brazos y una mujer que venía con ellos me la armó, así nada más, me dijo no se cuanta cosa sobre mi mamá, y yo pues me calenté. Yo no me dejo ni me rajo, le dí mi niña a mi suegra y me le fui encima. A mí por las malas…me encuentran” aclara fervescente Adriana que parece estar reviviendo el momento, mientras su hija la mira con ojos de angustia.

“En los años que llevo aquí siempre ha sido un pueblo muerto, nunca hay fiestas, ni color, ni nada. Ojalá y todo este relajo que se traen le traiga algo bueno al pueblo, pero lo dudo”

Comenta Carmen, una mujer de mediana edad que afirma que a los que no son originarios de Ánimas Trujano, los relegan de una manera bastante tácita.

“Pagamos nuestros impuestos y cuanto cosa se les ocurre, pero al final no podemos dar nuestra opinión sobre nada. Las pocas veces que hay feria y se me ocurre ir, veo a las señoras que me miran como por encima del hombro, así, muy raro “

Mientras se fuma un cigarrillo, informa “lo que sé es que a este nuevo presidente se le reprocha que no empezó desde abajo, no fue topil. No hizo el proceso de subir por el escalafón comunitario que se acostumbra en estos pueblos”

“A este presidente nos lo quiere imponer el PRI” comenta Filemón, un tipo joven que no quiere hablar ni de su edad, ni de su verdadero nombre.

“El IEEPCO lo ratificó en contra de los deseos del pueblo, ese señor es un sinvergüenza . Su hermano también fue presidente municipal y fue un ratero, y el entró según esto a limpiar el nombre de su hermano, pero es igual”

Afirma Filemón, aunque ese dato del hermano no pudo ser confirmado en internet, ni con ningún otro habitante del pueblo.

Y es que pareciera que en Ánimas Trujano la verdad ya es un rumor. Los bandos se acusan entre sí de ser los violentos, de ser los que iniciaron la batalla campal del pasado 24 de junio, de ser los que quieren pelear. También se califican así mismos como los buenos, los que buscan el progreso y lo mejor para su pueblo.

“Este presidente está haciendo cosas por Ánimas Trujano, ya mandó a arreglar las jardineras del pueblo, sembró flores y plantas, puso macetas. Las cuales los que están con Nahúm fueron a romperlas y quitaron las flores y las destruyeron. Y yo me pregunto ¿qué culpa tienen las flores?”

Rememora Adriana, mientras Carmen expone una teoría.

“La carretera divide al pueblo en dos parte, pues una parte, la del lado de la iglesia y el palacio municipal, están en contra del presidente , las del otro lado están a favor”

“Somos 480 personas con credencial los que apoyamos a Manuel López Vázquez, no veinte como dicen los que fueron a hablar a Oaxaca. Esas personas que fueron allá y dieron una conferencia diciendo que el presidente les quería imponer a sus concejales mintieron, porque la cosa es al revés. Son ellos lo que quieren imponer en el cabildo a los amigos, compadres y familiares de Nahúm”

Explica Adriana, al mismo tiempo que define lo que permea en este enfrentamiento de estas dos facciones, ese “no somos nosotros, son ellos” que se trasluce en cada palabra y acento de los inconformes, los cuales a grandes rasgos, al final resultan ser todos.

“Es Manuel López Vázquez el que quiere imponer a su planilla, no quiere dejar entrar al cabildo a nadie que no sea de su corriente política, que no le sea a modo y le haga segunda en sus transas” proclama Filemón .

Pedro Sánchez, un comerciante de “setenta y pico de años” afirma que aunque nunca había visto al encono escalar las alturas a las que actualmente ha llegado en Ánimas Trujano, pero que “ya hay pique entre la gente desde 1980”, cuando un joven Nahúm Velasco Negrete formó una unión estudiantil y organizó una rebelión contra los cuatro taxistas de colectivos que tenía el pueblo y a quienes se les ocurrió subirle cincuenta centavos a la tarifa.

“Tomaron los taxis y los fueron arrumbar hasta la salida. Lo más chistoso es que los que estuvieron en contra entonces son los que más taxis tienen ahora” y resume:

“Al final todo este borlote es una cosa de ambición, de poder, de sacar dinero “afirma don Pedro

Cuando se le pregunta que hasta donde podrá llegar este conflicto, el viejo comerciante pone cara de haber vivido todos los años del mundo, responde:

“Hasta los muertos, si el gobierno no interviene pues a eso se va a llegar, y como no va a intervenir pues ya hemos visto que este gobernador (Gabino Cué Monteagudo) no gobierna ni su casa, pues eso va a pasar. Hay gente que va a morir”

“Pero yo no tengo miedo, ya estoy muy viejo como para tener miedo”, afirma filosófico Pedro Sánchez

Cuando se le pregunta si entonces es posible el poder citar su verdadero nombre para este reportaje, Don Pedro pone un gesto de “no es para tanto”.

De regreso de Ánimas Trujano, se le cuestiona al chofer del colectivo sobre su opinión del conflicto, el hombre contesta con una frase que tal vez debería ser tomada en cuenta por todas y todos los involucrados en el posible estallido de Ánimas Trujano:

“Sentarse en una silla (la de presidente municipal) con unos muertos detrás… Yo no le veo el chiste”