Más de 70 mil pesos diarios las pérdidas para el transporte: Erasmo Medina

“No agarran como carne de cañón”, dice a bocajarro el empresario camionero Erasmo Medina Ángeles, quien dice “ya no ver lo duro sino lo tupido” en cada una de las manifestaciones que realizan grupos sociales o principalmente los normalistas.

“Tenemos pérdidas incuantificables. De que nos sirve quejarnos si nadie nos repone nada. Cierto, muy bonito el interés que tiene el gobernador de modernizar el transporte, pero los créditos los pagamos nosotros. Ahora nos toman un camión, lo destruyen, le roban el combustible, las refacciones…”

Medina Ángeles quien por años ha sido integrante del Consejo de Administración de los Transportes Urbanos y Suburbanos Guelatao (TUSUG), se muestra inconforme con el actuar del movimiento social y comparte la propuesta hecha por el presidente municipal de Oaxaca de Juárez, José Javier Villacaña Jiménez, para que se desaparezcan los Centros de Educación Normal.

“Esperamos que ‘el jalón de orejas’ que les ha dado el gobierno del Estado les sirva de algo, as{i como también se ejerza la autoridad y se aplique la Ley”.

En este sentido, el empresario camionero dijo que desde el gobierno de Ulises Ernesto Ruiz Ortiz, hasta el actual, no los han dejado en paz “nos toman como rehenes” y por tanto no se ve que la situación cambie.

Refirió que en las escuelas normales, como de la misma Universidad se están creando no los profesionales que requiere Oaxaca, sino “delincuentes, activistas”.

“El Estado quiere gente pensante, que traiga inversión, que genere circulante para que nos levantemos de donde estamos. Los daños que nos generan alas unidades nadie nos las paga. Hace un año sucedió lo mismo, nos prometieron pagar los daños, el diessel, le dimos una factura, nunca nos la pagaron”.

Menciono que hablar de los daños ocasionados en este momento es incalculable, porque no nadamás es el secuestro de las unidades, son los d{ias que no se les ha permitido trabajar, llevamos más de dos meses en las mismas y estamos cayendo en cartera vencida.

Insistió que si con esta medida que se acaba de tomar se soluciona el problema, “bienvenido”.

Una unidad nueva vale un millón y medio de pesos, los daños que se le causan para reponerlos, 60 a 70 mil pesos, más los días que no se trabaja que son de 1 mil a mil 500 pesos diarios, “es cuestión de echarle cuentas”, concluyo.