Reciben en San Lázaro expediente sobre presunta corrupción en la UABJO

UABJO

La Jornada

Integrantes de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados recibieron un expediente por el cual se documentan probables actos de corrupción en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) por más de 500 millones de pesos a la fecha. Esos recursos se enviaron como aportaciones extras de los gobiernos federal y estatal a la casa de estudios.

Entre los años 2008 y 2014 las administraciones de Francisco Martínez Neri, Rafael Torres Valdez y Eduardo Martínez Helmes, en la rectoría de la UABJO, recibieron aportaciones extraordinarias por parte de los gobiernos federal y estatal por 811 millones 648 mil pesos. De esa cantidad sólo ejercieron 448 millones, y del resto 109 millones 11 mil pesos se utilizaron para engrosar los saldos de los estados de cuenta de la universidad, mientras que 254 millones 159 mil se encuentran, a la fecha, sin solventar.

A esa anomalía se suma la operación financiera que se aplicó entre las administraciones de la UABJO, del año 2016 a lo que va de 2020. En esos cinco años se destinaron al pago de honorarios, vía outsourcing, 245 millones 650 mil pesos. El sindicato de la universidad ha solicitado ya a las autoridades federales una revisión y fiscalización a esos recursos, porque no se justifica el gasto pues la plantilla de trabajadores sindicalizados cubre las actividades académicas y administrativas de la universidad.

En este caso de triangulación de pago de nómina se encuentran inmiscuidas empresas de las que no se disponen referencias de domicilios fiscales, se advierte en la información entregada a los diputados de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción. Se trata del Corporativo en Servicios Integrales Nakser S.A., Especialistas en Administración Kapao, S.A. y Corporativo Tuxame S.A. En tales operaciones se encuentran los rectorados de Eduardo Martínez Helmes y el actual Eduardo Bautista Martínez.

La administración y control actual de la UABJO se remonta a Abraham Martínez Alavez, padre de Eduardo Martínez Helmes. Abraham Martínez fue prohijado por el ex gobernador Heladio Ramírez López, y le correspondió fundar el Sindicato Único de Maestros (SUMA). De esa organización gremial surgió Eduardo Martínez, quien en escasos años llegó a ocupar la rectoría.

Las denuncias de corrupción y opacidad en la UABJO comenzaron a revelarse con la administración de Francisco Martínez Neri como rector (2004-2008), quien con la bandera del PRD llegó a la diputación federal y alcanzó con el respaldo de la corriente de los chuchos, la coordinación de ese partido en San Lázaro. También se replicaron con Rafael Torres Valdez (2008-2012) y de ahí a Martínez Helmes.

Ahora la denuncia por corrupción apunta a la administración actual de esa casa de estudios a cargo de Abraham Martínez Alavez y supera los 250 millones de pesos, pues autorizó contratos con empresas outsourcing de dudoso origen.

El legajo de documentos contiene información de contrataciones de una persona hasta por un millón 377 mil pesos con el rubro de “actividades profesionales”, entre los días 16 al 28 de febrero de 2018.

También se amparan cantidades de 2 millones de pesos como la póliza E-306, en la primera quincena de junio del mismo año hasta por 2 millones 240 mil 755 pesos para una persona contratada.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ya había colocado sobre la mesa ineficiencias administrativas en la UABJO. En 2018 se auditaron los subsidios para Organismos Descentralizados Estatales que alcanzaron a esa universidad los mil 11 millones de pesos, de los cuales se revisó una muestra de 935 millones 604 mil pesos.

Y entonces se concluyó que 502 millones 850 mil pesos quedaban por aclarar en el rubro de remuneraciones a servidores públicos por concepto de sueldos, prestaciones no ligadas, prestaciones ligadas y estímulo a carrera docente. De esa cantidad no se presentó documentación comprobatoria por 366 millones.