Volkswagen y Audi: con luz roja del gobierno de Puebla para arrancar operaciones

CNN

Los fabricantes alemanes Volkswagen y Audi tienen la luz roja del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, para reiniciar las operaciones de las plantas de vehículos que operan en esta entidad. El gobierno estatal publicó un decreto el viernes en donde dice que aún no existen condiciones para reanudar las actividades de la industria automotriz debido al avance de la pandemia del coronavirus en la entidad.

“(La restricción) es temporal y tendrá vigencia hasta que se decrete que existen las condiciones sanitarias y de seguridad de las poblanas y poblanos, para que las empresas nombradas en el mismo puedan reiniciar sus actividades”, dice el decreto que también aplica para el sector de la construcción.


Así va el arranque de plantas a 5 días de la reapertura del sector automotriz
La entidad ha decidido publicar este decreto a una semana de que el sector automotriz, además de construcción y minería, fueran incluidos en la lista de actividades esenciales, lo que les daba a las empresas de los tres sectores la posibilidad de arrancar operaciones antes del 1 de junio, de forma independiente al semáforo regional.

Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, dijo el jueves que Volkswagen tiene previstos cursos de capacitación y que se alista para arrancar un turno el lunes 25, hasta restaurar tres turnos el 1 de junio, pero espera que las empresas respeten el decreto.

Volkswagen detuvo la producción de su planta mexicana el 30 de marzo, mientras que Audi, otra filial del Grupo, lo hizo el 23 de marzo, ante la falta de componentes provenientes de Asia y Europa debido a los estragos causados por el coronavirus en esas regiones.

Hasta el viernes, las autoridades sanitarias mexicanas habían reportado un total de 62,527 contagios en el país, además de 6,989 fallecimientos relacionados al coronavirus, con una clara tendencia ascendente.

El lunes, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador emitió los lineamientos para reiniciar las operaciones en los sectores automotor, minero y de la construcción, impulsando la reapertura de la economía.

Empresas que tienen plantas armadoras en otros estados, como General Motors y Lear, reanudaron al menos parcialmente sus operaciones y estaban en proceso de definición de cuando retomarían la labores de forma total.