La Casa Blanca entra en crisis tras casos internos de Covid-19

n momentos en que el presidente de Estados Unidos exhorta a diversas localidades del país a reanudar sus actividades económicas, su propio lugar de trabajo, la Casa Blanca, ha sido contaminada por el coronavirus, lo que subraya las dificultades que está teniendo para convencer a una nación agobiada por la enfermedad.

El presidente Donald Trump acusó este lunes a los gobernadores demócratas de retrasar el levantamiento de las restricciones en sus estados.

Se han detectado dos casos de Covid-19 en uno de los lugares más protegidos de Estados Unidos, por lo que tres de los máximos expertos en medicina del país han tenido que colocarse en cuarentena y el vicepresidente en autoaislamiento.

Hace unos días, se informó que Katie Miller, la portavoz del vicepresidente Mike Pence y esposa de Stephen Miller, asesor cercano de Trump, dio positivo. Un edecán del presidente también.

Y ello ocurre justo en momentos en que la Casa Blanca trata de convencer a la ciudadanía de que está tomando las medidas necesarias para resguardar su salud y que por lo tanto deben reanudar sus actividades normales.

El gobierno de Trump está trabajando las 24 horas del día para aumentar las pruebas, afianzar las existencias de equipos protectores, distribuir terapias y entregar dinero a los estados para que puedan REABRIR de una manera en que todos los ciudadanos podamos tener CONFIANZA”, tuiteó el domingo Alyssa Farah, directora de comunicaciones estratégicas de la Casa Blanca.

Pero ese mensaje parecía quedar refutado por la situación a lo interno de la misma Casa Blanca.

PENCE TOMA DISTANCIA Y OTROS ALTOS MANDOS EN AISLAMIENTO
Pence presidió el lunes la conferencia telefónica semanal con gobernadores, pero desde un salón aparte debido a que su secretaria de prensa dio positivo al virus el viernes.

La doctora Deborah Birx y otros funcionarios participaron normalmente desde un salón de conferencias en la Sala de Manejo de Emergencias de la Casa Blanca “debido a las circunstancias un tanto distintas”, explicó el mismo Pence.

Estamos tomando las medidas necesarias para proteger la salud del presidente”, añadió Pence, según una grabación obtenida por AP.

La Casa Blanca estaba haciendo preparativos para someter a pruebas al personal todos los días.

Al mismo tiempo, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el doctor Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y el director de la Administración de Alimentos y Medicamentos, el doctor Stephen Hahn, estaban todos en cuarentena tras haber sido expuestos a la colaboradora de Pence.

Los tres funcionarios tienen programado comparecer el martes ante una comisión del Senado aunque, al igual que el presidente de la comisión, el senador Lamar Alexander, tendrán que hacerlo por vía remota. Alexander también está en cuarentena porque un miembro de su equipo dio positivo en COVID-19.

Entretanto, los estados están buscando maneras de relajar las restricciones económicas aplicadas para evitar la propagación del virus.

Excelsior