Hospitales públicos y privados no tienen medidas adicionales para el coronavirus

La Jornada

Hospitales públicos, particulares, restaurantes y establecimientos de comida en la vía pública, así como cafeterías y chocolaterías no han aplicado medidas de seguridad sanitarias adicionales al gel antibacterial, y tampoco han colocado carteles de información sobre el coronavirus.

En un recorrido por los hospitales Dalinde, Los Ángeles Metropolitano, Centro Médico Nacional Siglo XXI y el Hospital General de México, el personal médico, de vigilancia, visitantes y pacientes no utilizan cubrebocas en las áreas comunes de los servicios de urgencias médicas o afuera de los inmuebles.

Los dispensarios con gel antibacterial están colocados en los hospitales particulares, mientras en los públicos sólo algunas personas llevan su botellita y sólo dos enfermos esperaban ingresar al Hospital General de México con tapabocas, porque tenían tos.

Cirujanos residentes comentaron que no han recibido ninguna alerta sanitaria, pero que en los quirófanos las medidas de higiene se aplican con rigor, como el lavado de manos, aplicación de gel y uso de cubrebocas.

Recordaron que hasta el momento no existe ningún caso de coronavirus confirmado en la capital ni en el país, por lo que para cambiar protocolos de seguridad es necesario que las autoridades sanitarias emitan una alerta epidemiológica, con lo que una de las primeras acciones a seguir sería el cierre de escuelas de educación básica.

Al ser entrevistado, un residente de Lindavista dijo que en el hospital Dalinde no se han tomado medidas de seguridad extraordinarias porque vio en las noticias que no hay casos confirmados en México.

Por su parte, el doctor José Luis Cano, del Banco de Sangre de ese nosocomio, refirió que las medidas de higiene siempre se mantienen con o sin la presencia del coronavirus; en tanto, una enfermera del Hospital Los Ángeles, quien se desempeña en el área de auxilio respiratorio, comentó que sólo en las habitaciones de los pacientes se utiliza el cubrebocas.

Se pudo apreciar que los visitantes del área de urgencias no portaban uno y los comensales en restaurantes, cafeterías y chocolaterías se veían totalmente ajenos al tema del coronavirus.

La gerente de un establecimiento dijo que no han recibido ninguna instrucción por parte de las autoridades de la Secretaría de Salud para aplicar medidas adicionales al gel antibacterial, pero que ese local cuenta con distintivo H, es decir, que cumple con los estándares de higiene que marca la norma mexicana NMX-F605.

Una mujer que vende comida frente a la puerta 3 del Centro Médico Nacional Siglo 21, sobre avenida Cuauhtémoc, colocó una botella de gel antibacterial colgada de un tubo en su puesto de antojitos, dijo que hasta que si llega el coronavirus sabe que tendrá que levantar el changarro al menos dos semanas, como ocurrió con el de la influenza H1N1, en 2009.