Obtienen comunidades indígenas de Ocotlán- Zimatlán concesiones colectivas

Tras 14 años de haber iniciado el proceso de defensa del agua, 16 comunidades del Valle de Ocotlán- Zimatlán de Oaxaca concluyeron la cuarta etapa de Consulta Indígena para el aprovechamiento del acuífero, dando paso a la última consistente en la vigilancia y cumplimiento de los acuerdos.

Autoridades municipales, pobladores integrantes la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y Defensa del Agua (Copuda) arropados por la organización Flor y Canto, signaron un acuerdo con el gobierno federal en el que se establecen cinco puntos para el aprovechamiento del acuífero.

El primero implica la armonización de derechos territoriales entre el Estado Mexicano, a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y las comunidades zapotecas integradas en la Copuda, estableciendo una nueva relación con los pueblos indígenas.

En segundo lugar, la Conagua reconoce la participación de las comunidades en la administración del agua subterránea del acuífero de Valles Centrales clave 20-25 en donde se ubica la microrregión.

Este acuerdo identifica responsabilidades mutuas de la Conagua y Copuda, que implican el otorgamiento de concesiones colectivas para el aprovechamiento del agua; así como una relación de estrecha comunicación respecto al uso y aprovechamiento del agua, además de la vigilancia conjunta en la aplicación de las reglas. 

El tercer punto implica en que la Conagua establecerá un nuevo decreto, que incluya la zona reglamentada; la publicación de un estudio técnico en el que se establezca la disponibilidad de agua en el acuífero y la emisión de concesiones colectivas.

En su cuarto aparado, la Copuda deberá solicitar por cada pueblo las concesiones colectivas; continuar con las obras para recargar el acuífero y la elaboración de su reglamento comunitario en un periodo de 90 días.

El quinto y último acuerdo consiste en un trabajo conjunto para la tecnificación de riego.

Ante ello, el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur reconoció el trabajo de las comunidades del Valle de Ocotlán- Zimatlán, quienes crearon el concepto de “sembradores de agua”.

El trabajo efectuado por estas poblaciones, dijo, será retomado en la construcción de la Ley General de Aguas que se presentará en febrero del próximo año.

Por su parte, el defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla, agradeció a la Copuda la organización que han demostrado y la construcción de una nueva relación con las autoridades.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en México, Jan Jarab resaltó que el proceso largo de consulta que acompañó el organismo es ya un ejemplo a nivel nacional e internacional.

“La oficina del Alto Comisionado acompaña también otras comunidades en el país en sus procesos de consulta, pero el efectuado en estas localidades de Oaxaca es el más exitoso al que se ha dado seguimiento.  Es un ejemplo que puede ser en otras entidades federativas y otros contextos”, apuntó.

En tanto que el titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, reconoció el trabajo de la Copuda, así como la apertura que ha demostrado en apenas unos meses el gobierno federal para tomar en cuenta a las comunidades indígenas del país.

Asimismo, los miembros de la Coordinadora nombraron a los representantes de cada uno de los pueblos que conforman esta organización, que darán continuidad a la quinta etapa de la consulta que consiste en el cumplimiento de acuerdos, en la que también estará presente la DDHPO.

La titular de la Conagua, Blanca Jiménez Cisneros reconoció el trabajo efectuado por la organización Flor y Canto, en el acompañamiento del proceso.