Pedro Salmerón: mi renuncia, al Presidente, no a la derecha fascista

La Jornada

El historiador Pedro Salmerón Sanginés renunció ayer al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (Inehrm) tras la polémica desatada por sus comentarios a propósito del aniversario 49 de la muerte de empresario regiomontano Eugenio Garza Sada, quien falleció en un intento de secuestro por integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre, calificados por el ex funcionario federal como valientes jóvenes.

Tras conocerse la dimisión en una carta pública difundida en sus redes sociales, se informó que desde la mañana de este sábado, la secretaria de Cultura, Alejandra Fraustro, designó al sociólogo e historiador, Felipe Arturo Ávila Espinosa, nuevo director general del Inehrm, quien desde 2013 se desempeñaba como director general adjunto del organismo.

Ávila Espinosa es catedrático del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde también imparte las asignaturas de Porfirismo y Revolución. Es autor de libros como Los orígenes del zapatismo; El pensamiento económico, político y social de la Convención de Aguascalientes y El gobierno interino de Francisco León de la Barra.

Dos horas después de que se diera a conocer la llegada de Ávila Espinosa a la dirección general del instituto, Salmerón emitió otro tuit, donde aseguró que no había renunciado al Inehrm: “No se adelanten. No he renunciado a la Dirección General del @Inehrm, solamente la he ‘puesto sobre la mesa’.

El ex funcionario señaló en su carta pública: si mi presencia, mi estilo y talante pueden ser contradictorios con la reconciliación nacional que alienta el gobierno de la República, pongo el cargo de director del Inerhm a disposición del Presidente y hago de este texto mi renuncia formal al mismo. Renuncia que le presento al Presidente que con valor y decisión está transformando a México. Al Presidente, no a la derecha de talante fascista.

El pasado 17 de septiembre Salmerón, en una semblanza elogiosa de Garza Sada, en la que refería el intento de secuestro y muerte del empresario por un coman-do de valientes jóvenes de la Liga 23 de Septiembre. El calificativo de valientes ocasionó que senadores del PAN y Lilly Téllez, de Morena, pidieran su destitución. Además de generar una agria polémica en redes sociales.

En su cuenta de Twitter, Salmerón reflexiona sobre la reacciones causadas al calificativo y acusa a Vicente Fox y Felipe Calderón de encabezar un linchamiento mediático, junto al Consejo Coordinador Empresarial y directivos de diversos medios de comunicación.

Al final, expresa: Cuando recibí la encomienda de dirigir el Inehrm, el presidente me pidió que se estimulara desde ahí el pensamiento libre, así como el debate también libre y plural.

En la semblanza de Eugenio Garza Sada que desató la polémica, el historiador escribió: “El recio empresario, de 81 años de edad, no estaba dispuesto a dejarse secuestrar para alimentar la violencia y anunció que haría frente a quienes lo intentaran. Sus dos escoltas aceptaron el riesgo, de modo que cuando un comando de valientes jóvenes de la Liga Comunista 23 de Septiembre intentó raptarlo, se desató una balacera en la que perdieron la vida don Eugenio y sus escoltas Bernardo Chapa y Modesto Hernández y dos de los guerrilleros”.