Se resuelve el desabasto de medicinas; se acabó la corrupción: AMLO

La Jornada

Al señalar que ya se está resolviendo el problema del desabasto de medicinas, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que “ya se acabó la corrupción en el gobierno; yo no soy tapadera de nadie, no soy alcahuete ni cómplice de corrupción”.

En el hospital rural de Mamantel -último punto de su gira de cuatro días, que inició en Mérida, Yucatán- el mandatario también ratificó que poco a poco irán mejorando los sueldos en México, tras insistir que en tres países centroamericanos -Honduras, El Salvador y Guatemala- el salario mínimo está al doble.

“Fíjense en qué niveles estamos de deterioro económico, social. Por eso tenemos que ir mejorando los salarios. Vamos a ir poco a poco, de manera gradual, porque no se puede por decreto”.

Destacó que con el aumento de 16 por ciento al salario mínimo, este año se alcanzó un promedio de salario de los inscritos en el Seguro Social de alrededor de 11 mil 600 pesos mensuales. “Vamos a ir mejorando cada vez más el salario, porque nunca va a volver a suceder lo que hicieron en 36 años (del periodo neoliberal): a veces aumentaban el salario por abajo de la inflación, lo que significaba una pérdida del poder adquisitivo.

El presidente contó que en Escárcega lo detuvieron unos policías para plantearle que tienen un sueldo muy bajo, de seis mil pesos mensuales; “‘ganamos muy poco y estamos cuidando que no se asiente el crimen organizado’.

O sea, están haciendo su trabajo, hay que apoyarlos”, sostuvo y consideró que eso “lo va a entender muy bien” el gobernador Carlos Miguel Aysa González. “Ahí se lo dejó de tarea”.

López Obrador ratificó que si “todo lo que se necesite” de medicinas no se obtiene en México, “lo conseguimos en cualquier país del mundo porque la salud es primero, y no vamos a permitir ningún chantaje, ni se va a dar de ninguna manera marcha atrás en el combate a la corrupción.