CENTINELA: Mal estudiante, mal profesionista, mal funcionario…

Rafael García Zavaleta.

Oaxaca de Juárez. Los hechos recientes que dice ha ocurrido en los expedientes de los procesados según por delitos cometidos durante el gobierno de Gabino Cué y que finalmente salen con que falsearon hechos, consignaron otros erróneos en las carpetas correspondientes, así como una serie de errores e inconsistencias, además de torpezas cometidas por el Fiscal especializado en Materia de Combate a la Corrupción, nos dejan más que claro, que ese fiscal, resultó un fiasco, un mal profesional, un mal funcionario y un hombre malo, perverso y arrastrado a los intereses de quien realmente dirige y mal el destino de Oaxaca, el padre del que presta el nombre como gobernador de Oaxaca.

Le toca a Cajiga, Tenorio, Moreno Alcántara y otros más, sufrir las consecuencias de un mal estudiante, un mal profesionista y un mal funcionario, Jorge Emilio Iruegas Álvarez, quien si tuviera un tantito de vergüenza, estaría poniendo su renuncia de inmediato a disposición del Congreso del Estado, pero no, la indignidad, el servilismo y el miedo a quedar desempleado se lo impiden. Mientras tanto quién repara la burla al pueblo de Oaxaca, que llegó a considerar que podía recuperar parte de lo que nos robaron.

Como dijeran muchos, hoy se quejan de lo que le hace Peña Nieto a Anaya, utilizando a las instituciones para beneficiarse y descarrilar la campaña de Anaya, cundo ellos hicieron lo mismo contra López Obrador. Así también, en el 2002, utilizaron a la Procuraduría General de Justicia y al Poder Judicial del Estado en mi contra, privándome ilegalmente de mi libertad en el penal de Ixcotel, de donde solo me rescató el juicio amparo de las garras de la perversidad del gay reprimido que hoy como entonces, ostenta la Secretaría General de Gobierno, rabioso porque no pudo imponer a su incondicional como presidente de Salina Cruz.

La historia de abusos y arbitrariedades se repite, Oaxaca está estancada y en retroceso, porque sus hijos así lo permiten, porque somos más los cobardes que los hombre libres, porque somos más los sumisos que los que tenemos el valor de decir las cosas de frente y señalar por qué estamos viviendo nuevamente en la ilegalidad, en la violencia y a merced de un bandido que no ha hecho más que pervertir con dinero a los falsos dirigentes sociales, como lo hizo con los dirigentes de los partidos firmantes del Pacto por México. Esa es la virtud y la capacidad política del que admira el “clavillazo” dirigente nacional del PRI.

No se trata de denostar por denostar, sino de señalar con precisión, qué está mal en Oaxaca. Lo habíamos señalado con anterioridad, la Fiscalía Especializada en Materia de Combate a la Corrupción, es una institución ineficiente e ineficaz. Ahí están a la vista los hechos y los resultados de sus carpetas judicializadas, hoy se caen y sin que nadie llame a cuentas a este mal funcionario que la encabeza. Que además utiliza el cargo para proteger a quien a sus intereses conviene, como es el caso de la protección que brinda a su padrino político, Raúl Bolaños Cacho Guzmán, quien ilegalmente ostenta el cargo de Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Oaxaca, con la complacencia de los agachones, sumisos, miedosos y cobardes magistrados. Ante esta realidad de abuso de poder, de total ilegalidad y pérdida del estado constitucional de derecho, ¿a quién o ante quién debemos acudir? No hay una adecuada seguridad, no hay fuentes de empleo nuevas, no hay inversiones reales que mejoren la situación económica, no hay justicia judicial, no hay procuración de justicia, no hay para dónde hacernos para que las cosas cambien…mientras los dirigentes de los partidos políticos se despedazan por acaparar las candidaturas y eso de que los partidos políticos sean entes de interés público, solo queda en el papel, a estos desgraciados no les importa la sociedad, les importan sus intereses personales, familiares y de grupo.

Pobre Oaxaca, ¿hasta cuándo seguirás sufriendo la desgracia de tener tan malos estudiantes, tan malos profesionistas y tan malos funcionarios? … ¿Ah, y hasta cuándo se acabará el dominio que tiene sobre muchos oaxaqueños el padre de este neófito gobernador?