Tratados internacionales en DH no deben contravenir Constitución

0
72

OAXACA, Oax. Los tratados internacionales en materia de derechos humanos serán reconocidos en México siempre que no contravenga la norma constitucional ni la voluntad del constituyente, asentó el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Alberto Pérez Dayán, en su participación en el ciclo de conferencia: “Derechos humanos, derechos políticos y justicia electoral”, que organizó el presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya, así como el Poder Judicial Federal y la UABJO.

El ministro de la SCJN, acompañado del magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Pedro Esteban Penagos López, estuvo a cargo de la mesa redonda: “Derechos humanos y el control de la constitucionalidad y convencionalidad en México”, en donde explicó que actualmente la Suprema Corte de Justicia reconocen dos tipos de tratados internacionales: Los formales, que son los que firma el Ejecutivo y autoriza el Senado de la República y tratados materiales, que son todos aquellos que se pueden firmar siempre y cuando no contravengan el texto constitucional.

“Si el sistema de tratados constitucionales es una forma de incorporar normas obligatorias a nuestro orden jurídico interno, estas, por provenir de fuente diversa que las internas, con frecuencia pueden presentar temas contradictorios, choques entre sí, formas de ver distintas que una misma situación puede ser regulada por la ley, por una disposición, ya por la Constitución con otra, ya por el tratado de una forma diversa”, explicó Pérez Dayán.

Precisó que entre los principales criterios de la Suprema Corte en materia de tratados internacionales destaca el amparo l475/98 en donde se establecen los requisitos que debe cumplir la celebración de los mismos, sobre todo en los referentes a los llamados materiales.

“Dentro de los materiales, que su contenido no contravenga el texto constitucional. Pareciera difícil admitir que el Poder Constituyen, que ha creado tres distintos ejercicios de la función pública -a través del Ejecutivo, Legislativo y Judicial- pudiera permitir que en un mecanismo de celebración de tratados, para incorporar normas de carácter internacional, encontrara una fórmula para no contrariar la propia voluntad del constituyente”, abundó el ministro.

Por lo que reiteró que siempre sobre cualquier tratado internacional estará la supremacía jerárquica de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.