Reforma educativa, con los maestros no contra ellos: Benjamín Robles

MÉXICO, D.F. Cuando se habla de Reforma Educativa y de implementar las leyes secundarias respectivas, es necesario contar con las maestras y los maestros de México. Decir alto y claro que ésta o cualquier otra reforma debe darse con los maestros, y no en contra de ellos, asentó el presidente de la Comisión Sur-Sureste del Senado de la República, Benjamín Robles Montoya.

El legislador del PRD recordó que en 1917 el presidente Venustiano Carranza firmó el decreto a través del cual se declaró al 15 de mayo, como el Día del Maestro.

“A casi un siglo de aquella declaración, podemos decir sin temor a equivocarnos que nuestras maestras y maestros han cumplido con una de las labores más arduas y a la vez más satisfactorias de cuantas tengamos registro. Más satisfactorias, porque está en sus manos el alto valor y el maravilloso entusiasmo de las niñas, de los niños y de los jóvenes mexicanos que son, reunidos, nuestra primera razón para trabajar y para vivir”, destacó.

En víspera de la celebración del Día del Maestro, el legislador oaxaqueño hizo un amplio reconocimiento a la labor magisterial de miles de trabajadores de la educación, quienes en condiciones adversas y llenas de carencia cumplen con su despliegue pedagógico diario a ras de tierra, en la montaña, en la sierra.

“Por eso, cualquier ejercicio de consulta, participación, armonización, toma de nota, o similares, que pretenda recoger el sentir del magisterio en relación a esta reforma educativa o de cualquier otra, es una obligación estatal, es una exigencia mínima, es un deber de cualquier gobierno democrático”, expuso.

Resultaría infame –dijo- por falto de sentido común, no escuchar para la implementación de una política, precisamente a aquellos que son los encargados, en los hechos, de implementarla. Por eso, insisto, estoy convencido de que cualquier reforma debe ser, es y será con los maestros y nunca en contra de ellos.

En ese sentido, comentó que para transformar la educación nacional es necesario 3 premisas muy claras:

1) Requerimos elevar la calidad de nuestra educación y esto pasa por tener maestros mejor formados y evaluados de acuerdo a la circunstancia de cada Estado. Y no solo para cumplir con los indicadores y mediciones internacionales, sino sobre todo para garantizar a nuestra niñez y juventud que tendrán las herramientas para vivir en mejores condiciones de bienestar y calidad de vida. En el fondo, la pobreza es también reflejo de un déficit educativo ancestral, que debemos esforzarnos por derribar;

2) es necesario garantizar con energía que ninguna niña o niño en México se queden sin escuela; y

3) requerimos escuelas para la paz y para la formación de mejores ciudadanos. Con un magisterio patriota y corresponsable de la paz social; con un magisterio que cumpla la ley, que aplique para sí el mismo rasero democrático que exige; que eduque con el ejemplo.

Este 15 de mayo es fundamental recordar que hoy más que nunca requerimos maestros para enfrentar los grandes problemas nacionales. Orientadores, guías, personas que dediquen su vida al conocimiento y a la sabiduría, profesionales responsables que nos ayuden a recuperar una idea que deseo dejar sobre esta tribuna legislativa.