Autismo: Una capacidad, no una discapacidad

Es un llamado a la sensibilidad de la sociedad, pero en particular al sector salud, porque mientras no haya especialistas o personal capacitado no se tendrá información y una realidad sobre el Autismo.

2 de abril, Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, Rigoberto García Gómez, presidente de la Asociación “Los Hijos de las Hadas” A.C, reconoce que el problema hoy en día no está identificado o hay niños que no están siendo bien diagnosticados.

El autismo dice, está asociado a la presencia de conductas repetitivas y rutinas rígidas, desde los grados leves o severos, que vuelve a quien lo padece personas especiales, ausentes, aislados pero con gran inteligencia.

Sin dejar pasar que el paciente con autismo se ve mermado en sus habilidades de comunicación y relación social, García Gómez refiere que la no atención a este padecimiento, la falta de estadísticas e información es un problema que surge desde la misma Secretaría de Salud, porque en todos el sector no hay personal especialista o capacitado con conocimiento de lo que es el autismo.

De contar con una política pública diferente, los padres de familia puedan tener un diagnóstico certero, por lo que esta situación nos lleva a que los niños no tengan un control adecuado y el padecimiento no se detecte en sus primeros años.

“No es una enfermedad, es un padecimiento que el niño va desarrollando durante su crecimiento”, menciona y explica que cuando más se puede detectar este padecimiento es a los tres años.

“Ese es el problema al que enfrentan los padres, porque no hay información y no hay capacitación…”

De la misma manera expresa que este es un padecimiento que afecta al desarrollo del cerebro, pero que pese a la poca socialización y comunicación de los niños, estos suelen ser inteligentes y pueden hacer muchas más cosas.

“Son niños supernormales… pero como sociedad el autismo lo vemos de manera típica, ‘son niños retraídos’, ‘aislados’, ‘que no van aprender’… y siempre se tiende a mostrar el lado malo sin observar lo bueno…”

De la misma manera comenta que no hay una parámetro y este padecimiento puede afectar a un niño con estabilidad económica como de extrema pobreza; de la misma ciudad o de una ranchería; como tampoco hay una identificación científica que este padecimiento sea de tipo hereditario.

Como Asociación civil, refiere que una de sus tareas es sensibilizar a la sociedad y los mismos funcionarios del sector salud, como profesionales en educación, a medida que conozcan del tema y que a través de ellos pueden dar un diagnóstico al padre sobre el problema que presenta el niño.

De la misma manera, Carlos Mario Peregrino Santos, Neurólogo Pediatra del Hospital de la Niñez Oaxaqueña “Doctor Guillermo Zárate Mijangos”, reconoce que hasta hoy no existe un estudio que diga que el niño tiene o padece autismo.

“Nosotros como parte médica sospechamos de este padecimiento en base de las alteraciones que rodean al paciente a través de familiares…”, reconoce el especialista, quien refiere que los focos de alarma se pueden prender desde temprana edad.

“Antes de los 3 o 4 años no lo podemos sospechar, pero hay datos de alarma que pueden llevar a identificar este padecimiento y pueden ser que el niño no oye; que se remite en sí mismo, no reconoce estímulos y no tiene esa sonrisa social… tampoco establece contacto visual con las personas y que son datos que pueden hacer pensar que el niño tiene problemas… a edades más grandes ya se puede hablar de problemas de conducta”.

En este sentido reitera que no hay una causa general del grupo de trastornos que señalen el autismo; las investigaciones que se han hecho es a través de una alteración en el funcionamiento neuronal y los estudios que se pueden hacer son muchos, aunque la mayoría de ellos no demuestren nada anormal en el paciente.

Reconoce que en el Estado no hay estudios al respecto, pero sí hay incidencia del mismo y para poder sobre llevarlo, porque no existe cura, se requiere de una atención multidisciplinaria, toda vez que este padecimiento puede venir acompañado de diversos trastornos.

De la misma manera refiere que hay niños que han llegado a prender alguna actividad que les permita valerse por sí mismo, pero esto depende en mucho del grado de afectación del autismo, como también cuenta mucho la edad en la que se detecta el problema.

Asimismo el especialista señala que este padecimiento altera la dinámica familiar y que en ocasiones llega a terminar con la separación de los padres.

Es por ello que considera que son los médicos de primer contacto, los médicos familiares, quienes deberían de estar más informados de este problema para detectar a tiempo este padecimiento.

Como también es importante, por parte de los padres, buscar la orientación para que reciban la ayuda y el apoyo, toda vez que es algo con lo que tendrán que batallar, si no se está enterado y no se acepta el problema; “esto último no mejora la situación”.

Datos:

Autismo: Término generalizado para describir un grupo de complejos en el desarrollo del cerebro, conocido como TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo).

España: único país en el mundo más adelantado sobre el tema del Autismo, fue el primer país en legislar sobre el tema.

Quintana Roo: En México es el único Estado en la República que ha legislado sobre el Autismo, mas no se tienen, como el resto del país, capacidad de atención para niños con este padecimiento.

Se estima que uno de cada 150 niños sufre este padecimiento, según estadísticas, aumenta entre 10 y un 17% anualmente y los varones son más propensos a padecer autismo. Una niña de cuatro niños sufre este padecimiento.

Tratar a un niño con autismo requiere de una inversión anual de 95 a 100 mil pesos.