El documental “Lachatao” dirigido por Natalia Bruschtein tendrá su estreno mundial en el marco de la 39 edición del FICG

0
375

 

 

  • El documental compite por el Premio Mezcal que reconoce a lo mejor del cine mexicano
  • Lachatao nos sumerge en la vida de una comunidad en la sierra de México a través de la mirada de los niños. Lachatao, un pueblo con menos de 200 habitantes, transmite a las nuevas generaciones conocimiento e identidad, forjando las raíces para su supervivencia frente al riesgo de desaparición
Lachatao (México,2024)dirigido por Natalia Bruschtein tendrá su estreno mundial en el marco de la 39 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) como parte de la competencia oficial al Premio Mezcal.

Desde el juego y la mirada pícara de los niños del pueblo de Santa Catarina Lachatao, en la Sierra de Oaxaca, se va narrando el documental Lachatao. En ella se muestran las postales de esta comunidad, impresiones que reflejan el transcurrir del tiempo y el de sus habitantes que buscan reinventarse para no desaparecer, y que a su vez mantienen viva su identidad y su cultura, dejándole a sus hijos el sentimiento de arraigo a su lugar de origen. Los niños, que vertiginosamente se convierten en jóvenes, son los personajes principales, los que hilan la historia a través de sus acciones y palabras. Desde sus espacios, en los encuentros con los adultos y las entrevistas, vamos conociendo al pueblo con sus recovecos, sus ritmos, sus habitantes, los conflictos que afectan al pueblo, el miedo a la amenaza latente de quedar convertido en un pueblo fantasma.

En palabras de la directora, “Mi abuela decía: Un pueblo sin memoria es un pueblo sin identidad. Y esta frase me resonó cuando conocí Lachatao en Oaxaca. Viajé por primera vez ahí porque me contrataron para hacer un pequeño documental del proyecto escolar que el pueblo había creado. Llegué con mi ritmo y prejuicio citadino a pasar unos días en la montaña con mi familia mientras realizaba un trabajo por encargo. Pero cuando conocí y entendí el proyecto que tenían los padres de familia y los adultos de esta pequeña comunidad, me empecé a cuestionar muchas cosas en mi, no solo por el tema de ser madre, o por preguntarme ¿qué es la calidad de vida para mi, para mis hijos? o el de entender la necesidad de la construcción de comunidad. Sino que fue conocer los conceptos de identidad y memoria desde otro ángulo diferente al mío, verlo desde el lugar de la lucha por defender un territorio que les pertenece y que está a punto de desaparecer. Y que su principal amenaza, es la migración de las nuevas generaciones.”

El documental producido por Abril López Carrillo, resultó ganador del Sistema Nacional de Creadores de Arte, FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, México).