Los 114 restos óseos que la 4T se ha negado a analizar genéticamente

0
334

 

El gobierno y la FGR no han querido concluir el caso Iguala; pese a poder hacerlo, no han determinado el destino final de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tal como lo recomendó la CNDH.

Lourdes Mendoza

Otra de las grandes promesas que dejará AMLO sin cumplir es la del trágico caso de Iguala, a pesar de poderlo hacer.

Inhale y exhale

Pues déjenme decirles que el gobierno y la Fiscalía General de la República no han querido concluir el caso Iguala; pese a poder hacerlo, no han querido determinar el destino final de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tal como lo planteó la CNDH (obvio no la de la Piedra).

Pues de haberse cumplido en sus términos la recomendación de la CNDH en el caso Iguala, el asunto estaría plenamente resuelto desde el inicio del sexenio de López Obrador, pero no quiere hacerlo.

Así como lo están leyendo.


Tras muchas horas de estar estudiando la recomendación de la CNDH, lo que a continuación leerá lo dejará helado, y ojo, toda la información es pública.

Anatomía de la recomendación

Al siguiente día de los hechos, el 27 de septiembre de 2014, la CNDH inició de oficio un expediente de queja respecto de la “trágica noche de Iguala”.

Iniciada la gestión (2014/2019), por primera vez en la historia de la CNDH para atender prioritariamente un caso específico, Luis Raúl González Pérez, el 18 de diciembre de 2014, dispuso la creación de una Oficina Especial para el Caso Iguala, y nombró como su titular a José Larrieta Carrasco.

En el curso de la investigación por violaciones graves a derechos humanos, en un hecho inédito, la entonces CNDH adelantó cuatro reportes preliminares sobre diversos aspectos del caso, mismos que serían completados y contemplados en la recomendación e informe final del caso.

La práctica de diligencias desarrolladas por la Oficina Especial para el Caso Iguala durante tres años, 11 meses y 10 días que duró su investigación, consta en un expediente integrado por un millón 100 hojas, constante en mil 255 tomos, a los que se agregan 165 anexos.

Poniéndolo en contexto: es el más voluminoso en la historia de las investigaciones de casos trascendentales para México.

Producto de una investigación exhaustiva, integral y multidisciplinaria, el 28 de noviembre de 2018 la CNDH emitió su Recomendación 15 VG, la cual consta de 2 mil 177 páginas, la más extensa de las recomendaciones emitidas hasta hoy (con sus anexos, la recomendación consta de 13 mil 623 hojas), construida sobre la base de una narrativa en 36 apartados, en los que la descripción de los hechos se desarrolla conjuntamente con el soporte probatorio agregado a las constancias, mostrando, a partir de la evidencia contenida en el expediente, cómo ocurrieron los sucesos.

Legitimación de la anterior CNDH

En la recomendación se formularon 128 puntos recomendatorios dirigidos a 17 autoridades, tanto del orden federal como estatal y municipal. Una de las autoridades destinatarias de una recomendación fue el presidente de la República. Todas las autoridades aceptaron la recomendación en sus términos, incluso, ya en la gestión de Andrés Manuel López Obrador, hubo autoridades que reiteraron la aceptación de dicha recomendación. Específicamente a la PGR, hoy FGR, la CNDH le dirigió 35 puntos recomendatorios y 224 propuestas de investigación (76 hojas de propuestas).

Increíblemente, por decir lo menos, debo de decirles que ninguno de los puntos recomendatorios a las 17 autoridades se ha cumplido totalmente y que, de las 224 propuestas de investigación, sólo dos han sido cumplidas totalmente.

Café con piquete

Entre los puntos recomendatorios sin cumplir, de más alta trascendencia para el esclarecimiento total del caso, está el de la recomendación de la CNDH para analizar genéticamente 114 restos óseos en la Universidad de Innsbruck.

Este gobierno, la mal llamada Comisión de la Verdad, la FGR y la Fiscalía Especial del Caso, se han negado sistemáticamente… sí, leyó bien, la 4T de AMLO se ha negado sistemáticamente a enviar a análisis 41 porciones petrosas, 26 cóndilos mandibulares, 14 semilunares, 12 ganchoso y 21 elementos odontológicos que el equipo pericial, altamente profesional, multidisciplinario, de la CNDH, determinó contener materia orgánica susceptible de análisis genético.

En un muestreo de entre más de 63 mil restos óseos recuperados en el basurero de Cocula y en el río San Juan por el mismísimo Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y que se encuentran en resguardo de la FGR, los expertos de la CNDH en histopatología forense, antropología forense, genética, odontología forense, medicina forense y criminalística, seleccionaron esos huesos de cráneo y mano, cuyo análisis es de relevancia toral en la determinación del destino final de los normalistas desaparecidos al precisar, científicamente, si esos huesos corresponden a ellos.

El hallazgo de las porciones petrosas constituiría un elemento suficiente para concluir que…

Inhale y exhale

Cuando menos los cuerpos de 21 personas, y hasta 41, habrían sido incinerados en el basurero de Cocula. De cualquier suerte, correspondan o no a los normalistas, la identidad de los mismos es trascendente ante la realidad de más de 100 mil personas desaparecidas en el país.

La 4T sabe que el resultado de los análisis genéticos de esos 114 restos óseos será positivo, con lo que se confirmaría la tesis del basurero y del río San Juan, negada siempre por las autoridades.

Leído lo anterior

¿Por qué tienen en la cárcel al exprocurador Murillo Karam?

La respuesta es obvia, porque creen que políticamente les conviene, porque pueden, porque carecen de ética y porque el juez Marco Antonio Fuerte Tapia, a todas luces, no cumplió con la protesta que hizo de hacer valer las leyes y la Constitución, sino que tampoco cumplió con el Código de Ética del Poder Judicial de la Federación, que consta de sólo 13 páginas.

Por cierto

Mariana Benítez, ojalá leyeras este artículo para que veas que tu traición hacia Murillo Karam sólo responde a tus intereses y no a una cuestión de ética.

Y quien traiciona una vez, traiciona siempre.