Más de 2.200 muertos en Turquía y Siria tras un terremoto de magnitud 7,8

0
530

 

Los equipos de rescate tratan de localizar a las personas atrapadas bajo los escombros en el sureste turco y norte sirio. Erdogan afirma que su país vive “la mayor tragedia” desde el gran terremoto de Erzincan en 1939

02:49

Terremoto en Turquía: las imágenes del temblor de 7,8 grados de magnitud

Voluntarios y servicios de emergencias rescataban a un niño, en Hama (Siria), este lunes.Foto: AP | Vídeo: EPV

La tierra ha temblado de madrugada en Turquía y Siria con una violencia apenas vista en el último siglo. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el terremoto ha alcanzado una magnitud 7,8 en la escala de Richter, reduciendo miles de edificios a escombros y causando más de 2.200 muertos. Las autoridades turcas han informado de 1.498 fallecidos y 5.300 heridos. “No sabemos cuánto se elevará [el número de] vidas pérdidas”, ha reconocido el presidente, Recep Tayyip Erdogan, debido a que todavía queda un gran número de personas entre los escombros de los más de 2.800 edificios que se han venido abajo y a las violentas réplicas y nuevos temblores que se están produciendo (el último, a las 13.24, de magnitud 7,6).

En Siria, un país castigado por más de 11 años de guerra civil, el número de víctimas mortales supera las 750. El Ministerio de Sanidad informó de 371 muertos y más de un millar de heridos; mientras que en la zona del noroeste que está en manos de los rebeldes enfrentados al Gobierno de Damasco, los muertos ascienden a 380, según información de las fuerzas de rescate citadas por Reuters.

Se trata del mayor terremoto registrado en los dos países como mínimo en casi tres décadas, según sus respectivos observatorios sismológicos. Erdogan ha elevado mucho más la dimensión de lo ocurrido. Es, según las palabras del presidente, “la mayor tragedia del último siglo desde el terremoto de Erzincan en 1939″, que dejó unos 30.000 muertos. El movimiento se ha sentido con fuerza en 14 países, entre los que se encuentran Líbano, Israel, Chipre y Jordania.

“Nuestra prioridad es sacar a las personas atrapadas bajo los edificios derrumbados y trasladarlas a los hospitales”, ha dicho el ministro del Interior turco, Süleyman Soylu, que ha anunciado la declaración del nivel más alto de alarma. También se ha puesto en estado de alerta a las Fuerzas Armadas en la zona y se ha establecido un corredor aéreo para la llegada de material y ayuda humanitaria. “Estamos recibiendo notificaciones de muchos lugares, nuestros equipos de salvamento han sido enviados a la zona, se están preparando y enviando aviones de carga”, añadió el ministro. Según el Gobierno turco, ya hay 9.000 efectivos de equipos de rescate desplegados sobre el terreno e irán aumentando a medida que lleguen los equipos de otras provincias y otros países.

Ankara ha emitido una petición de ayuda internacional y varios gobiernos han respondido ya: el presidente de EE UU, Joe Biden, ha puesto a disposición de Turquía la ayuda de la agencia USAID y el vecino Azerbaiyán ya ha enviado a 370 efectivos de protección civil. La Unión Europea también se ha comprometido a prestar asistencia y los de Países Bajos y Rumania ya están en camino.

Numerosas viviendas, muchas de siete u ocho plantas, se han convertido en montones de escombros sobre los que los equipos de emergencia y los propios vecinos trabajan retirando cascotes. Las labores se llevan a cabo en condiciones meteorológicas muy difíciles, pues Turquía sufre una fuerte borrasca con lluvia y fuertes vientos que han obligado a la cancelación de vuelos. En la zona del terremoto, las temperaturas no superan los cinco grados; y localidades como Malatya, donde hay más de un centenar de edificios destruidos, están cubiertas de nieve.

“Pedimos a la población que, especialmente en las próximas horas, no entre a los edificios afectados”, dijo Orhan Tatar, representante de AFAD, el organismo encargado de coordinar las operaciones de búsqueda y ayuda a los damnificados.

En el centro de coordinación de AFAD, e incluso en las redes sociales, se reciben continuamente llamadas mediante las que personas atrapadas piden ayuda de forma desesperada. Por ello, las autoridades turcas han pedido reducir el uso del teléfono y de internet en la zona para los casos de emergencia y, según la cadena Habertürk, se baraja poner en marcha sistemas de internet por satélite, como Starlink, para dar cobertura a la zona. También se ha pedido no usar vehículos excepto en casos de extrema necesidad porque, en las primeras horas tras el seísmo, muchos se echaron a la carretera tratando de alejarse de las zonas urbanas, lo que causó que se bloquearan las vías por las que tenía que llegar la ayuda.

El epicentro del seísmo, que duró unos 30 segundos en torno a las 4.17 hora local (2.17 en la España peninsular), fue la provincia de Kahramanmaras, unos 600 kilómetros al sureste de la capital turca, Ankara, en la zona donde la placa tectónica de Anatolia hace contacto con la placa arábiga. Se produjo a una profundidad de siete kilómetros, y, según el Observatorio Kandilli de la Universidad del Bósforo (Estambul), fue de una magnitud 7,7, que ha sido elevada a 7,8 por el Servicio Geológico de EE UU. Se trata del terremoto de mayor violencia desde el que, en 1999, sacudió la costa del mar de Mármara y Estambul, con un balance de 17.000 muertos. Tras el primer movimiento telúrico, se han producido más de 50 réplicas, y el Observatorio Kandilli advierte de que pueden prolongarse incluso durante un año.

Estas réplicas son de gran violencia y algunas han alcanzado magnitud de 6,6 grados. Revisten mucha peligrosidad, ya que muchos edificios han resultado dañados en el terremoto de madrugada. Por si fuera poco, en torno a las 13.24 hora local, un nuevo terremoto independiente del primero, aunque con epicentro cercano y de magnitud 7,6, sacudió la zona, derribando varios edificios en las localidades de Diyarbakir y Malatya, lo que ha obligado a parar las labores de rescate y a evacuar a la gente que se hallaba alrededor. “No hay ningún lugar donde ponerse a salvo, incluso el edificio de la Gobernación ha sido evacuado. La gente espera en la calle”, relataba un periodista de la cadena CNN-Türk en Malatya, tras observar en directo la caída de un edificio.

El minarete de una mezquita de la localidad turca de Hatay, venido abajo tras el terremoto.
El minarete de una mezquita de la localidad turca de Hatay, venido abajo tras el terremoto. Anadolu Agency (Anadolu Agency via Getty Images)

Erdogan ha transmitido sus “mejores deseos” a todos los ciudadanos que se han “visto afectados por el terremoto, que se ha sentido en muchas partes” del país. En su perfil de Twitter, ha indicado: “También coordinamos las obras iniciadas después del terremoto. Esperamos superar este desastre juntos lo antes posible y con el menor daño posible, y continuamos con nuestro trabajo”.

Evacuación en Siria

Mientras, en la vecina Siria, las autoridades de las zonas rebeldes han hecho un llamamiento a los residentes para evacuar los edificios e ir a lugares abiertos lejos de los inmuebles, mientras los equipos de rescate buscan a las personas atrapadas bajo los escombros y dificultados por las fuertes lluvias. En esta zona se concentran varios millones de desplazados por la guerra que, en muchos casos, viven en precarias viviendas. “No hay cifras oficiales aún, pero se habla de decenas de muertos y cientos de heridos, muchos atrapados bajo los escombros”, escribió en Twitter la cuenta de los Cascos Blancos, una organización de protección civil en las áreas rebeldes, que ha pedido a la comunidad internacional que se movilice para enviar ayuda. Decenas de edificios se han venido abajo y en muchas localidades se ha interrumpido el suministro eléctrico.

La agencia oficial SANA, citando a un funcionario del Ministerio de Sanidad, afirmó que según las “primeras estimaciones” se han producido al menos 320 muertos y que más de 1.000 personas han resultado heridas en las áreas de Alepo, Hama y Latakia bajo control del Gobierno de Damasco. El Ministerio de Defensa ha anunciado la movilización de todas las unidades para asistir a los afectados, efectuar tareas de búsqueda y rescatar a los que estén aún bajo los escombros. Y el Ministerio de Petróleo y Recursos Minerales ha comunicado el cierre de la mayor refinería de petróleo del país, Banias, por “daños en las instalaciones”.

En Damasco, la capital siria, y en las dos principales ciudades libanesas, Beirut y Trípoli, varias personas salieron a las calles al sentir el temblor y muchas huyeron en coche. Horas más tarde, el ministro libanés del Interior, Basam Maoulaoui, ha señalado que ningún edificio se ha derrumbado, aunque ha exhortado a los habitantes de inmuebles antiguos a evacuarlos “si ven fisuras, para evitar una nueva catástrofe”, informa Antonio Pita.

Turquía está situada en una de las zonas sísmicas más activas del mundo. El último gran seísmo, conocido como el terremoto de Izmit, ocurrió el 17 de agosto de 1999 y tuvo una magnitud de 7,6 que dejó más de 17.000 muertos. En 2011, sendos terremotos en la provincia de Van, mataron a más de 700 personas. En octubre de 2020, otro terremoto de 6,9 causó 26 muertos y 800 heridos en la costa turca del mar Egeo y las cercanas islas griegas.

En los últimos años, Turquía había puesto en marcha medidas para mejorar la preparación y respuesta ante los desastres sísmicos, entre los que se ha incluido la construcción de edificios resistentes al terremoto, si bien no todo el parque inmobiliario ha sido sustituido. La falta de inspecciones también hace que no pocos constructores se salten las normativas.