Verificadores sanitarios, eslabón principal en la cadena de protección contra riesgos a la salud

0
367

La secretaria de Salud, Virginia Sánchez Ríos felicita a las y los 80 verificadores sanitarios distribuidos en todo el estado, en este su día; y les reconoce su noble labor, conocimientos, experiencias, capacidades y habilidades aplicadas a beneficio de la salud pública.

Sánchez Ríos destacó que la misión de quienes fungen con esta función, es la de proteger el bienestar y promover la calidad de vida de la población por medio del control de riesgos sanitarios que son derivados de productos, servicios, medio ambiente y procesos de trabajo en hospitales, laboratorios, farmacias, empresas de autoservicio, entre otras áreas, de ahí que, “constituyen una pieza y eslabón principal en la cadena de protección a la salud”.

Durante un recorrido de campo, el verificador especializado de la Dirección de Regulación y Fomento Sanitario de la dependencia, Arquímedes Pérez Carrera, explicó el trabajo que realiza, al acudir a una farmacia con el propósito de identificar las condiciones en las que opera dicho establecimiento.

Primero, se identificó como trabajador de los SSO, y procedió a elaborar su acta de verificación, posteriormente solicitó a la responsable del lugar los documentos como: el Manual de Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos, Suplemento para Establecimientos dedicados a la venta y suministros de medicamentos, así como otros insumos sanitarios.

De acuerdo a su orden de trabajo, y con base a las alertas sanitarias que emite la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, (COFEPRIS), se dio a la tarea de buscar en los anaqueles el producto falsificado Cialis (tadalafil), tratamiento contra la disfunción eréctil, entre otras alertas, sin encontrarse ninguno de los productos con tales características o que pusiera en peligro el bienestar de las personas al consumirlos.

Pérez Carrera precisó que las acciones que realizan también impactan el rubro de saneamiento básico en áreas conurbadas, para comprobar que no exista presencia durante la temporada de lluvias de objetos que almacenen agua y sean criaderos potenciales del mosquito que transmite el dengue, zika y chikungunya.

“Con nuestro trabajo se busca corregir y minimizar las fallas que puedan comprometer la calidad de los servicios ofertados a la ciudadanía, mediante la realización de visitas, muestreos, acciones de fomento, pláticas, medidas de seguridad y aplicación de sanciones”, explicó.

Asimismo, detalló, que vigilan el cumplimiento de las normas oficiales mexicanas, en todas las actividades, establecimientos, productos y servicios que puedan afectar a la salud humana. Las visitas se programan con un enfoque de riesgo y con base en una serie de programas y proyectos establecidos desde el nivel federal.