Critica AMLO burocratismo en impartición de justicia

0
320

La Jornada

El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó el burocratismo que existe entre los impartidores de justicia del país a lo que achacó que personas inocentes o que fueron acusadas mediante actos de tortura continúen en prisión. Debido a esto, reconoció, su gobierno no ha podido liberar a quienes están injustamente tras las rejas.

Durante la mañanera de este lunes, el mandatario federal destacó que los dos secretarios de Gobernación que han estado en el cargo durante su administración, Olga Sánchez Cordero y actualmente Adán Augusto López, no han podido concretar la liberación de los inocentes que están en prisión.

“No somos iguales, porque eso se terminó (la tortura). Y lo que dicen es que los torturados todavía no salen, van a salir y dicen algo que es cierto, que no han podido dos secretarios de Gobernación, ya del gobierno nuestro, sacar a quienes están ahí y está demostrado que fueron torturados y es cierto, porque los procedimientos judiciales son de lo más complejos; y además también no hay entusiasmo, no hay voluntad en algunos funcionarios de hacer justicia. Se deberían de fortalecer con ese deseo, ese afán de justicia, (pero) hay todavía mucho burocratismo”.

Lamentó que los medios y otros espacios no se hable que en México, durante su mandato, ya no se dan las prácticas de tortura para incriminar a personas en la comisión de delitos.

El titular del Ejecutivo federal indicó que esto se da en parte por la decadencia generada a partir de las prácticas, que en muchos casos aún persisten, de la falta de oficio de los jueces, o que no estudian bien los expedientes e inclusive que los fines de semana no hay justicia, pues ésta se administra de lunes a viernes.

Estas declaraciones las dio a propósito de una pregunta en torno al caso de Israel Vallarta y la ciudadana francesa Florence Cassez –quienes en diciembre de 2005 fueron detenidos por la extinta Agencia Federal de Investigación, entonces encabezada por Genaro García Luna, acción que se transmitió en vivo en noticiarios televisivos y que a la larga se mostró que se trató de un montaje.

Al respecto, López Obrador apuntó que hay elementos para que la Fiscalía General de la República (FGR) se desista de las acusaciones contra Vallarta –quien fue torturado— y enfatizó que el numerosas ocasiones él miso ha advertido que en este país no pasaba nada en materia de seguridad sin que García Luna no lo supiera, y hoy es juzgado en Estados Unidos por presuntos vínculos con el crimen organizado.

“Sí hay elementos suficientes pedir a la Giscalía que se desista, y sí hay forma siempre y cuando exista la voluntad de hacerlo, ese es un procedimiento, eso en 24 horas se resuelve, pero se va dejando, se va dejando y va transcurriendo el tiempo”.

Como lo había dado a conocer hace ya varios días, dijo que encargó a la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, trabajar entre otras cosas para acelerar la liberación de quienes son inocentes o fueron acusados a partir de prácticas de tortura.

“Hoy tratamos ese tema –en la reunión del gabinete de seguridad— y le estoy dando el encargo a Rosa Icela Rodríguez, lo que quiero es que ella se dedique, tiene otras tareas, pero esta en especial, que se dedique a reparar daños, a que los que están injustamente en la cárcel, que son inocentes, que los libere de inmediato y que si va a encontrar muchos obstáculos, pero si se actúa con perseverancia y Rosa Icela sabe hacerlo, vamos a avanzar mucho”.

Es tal la complejidad y burocratismo del sistema de justicia, advirtió, que el propio presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, no ha logrado liberaciones de personas inocentes.

“Hoy decía en la mañana y estimo muchísimo al presidente de la Corte, no es un asunto personal, lo considero un hombre íntegro y fue a una visita a un reclusorio. Y fue como hace un mes, aproximadamente, y habló de una persona que iba a hacerse cargo de que saliera y no ha salido y es el presidente de la Corte”.

Y es que, subrayó, los jueces son cuadrados. “A mí me pasa porque son resistencias, ponen los procedimientos legales por encima de la justicia. Se les olvida que la ley es para la mujer y el hombre, no el hombre y la mujer para la ley, son de lo más cuadrado, pero esto lleva tiempo (…) Y esto no es un asunto de oficinas, de secretarías , subsecretarías, de estructura de aparato burocrático, es un asunto de voluntad, de decisión, de hacer justicia”.