El  debate por la gubernatura en Oaxaca

0
921

Alberto Alonso Criollo

En términos de la mercadotecnia,  los debates tienen una gran incidencia en el curso de las campañas electorales.  Sin embargo, dado el contexto en que fluye la competencia por la gubernatura en Oaxaca, no se ve por donde podrían cambiar las tendencias actuales que favorecen al candidato de morena,  Salomón Jara. La amplia ventaja registrada resume las virtudes del candidato puntero y el bajo nivel de competitividad de  sus adversarios.

 

Por lo que toca a la imagen, posicionamiento  y difereciación personal, Salomón tiene  gran ventaja sobre sus contendientes en la medida que ha dado plena identidad a la campaña sustentada en la adhesión a la oferta política del Presidente. En la contraparte, evidente la  incapacidad y desgaste  de los candidatos opositores que, como pasa en el nivel nacional no alcanzan a definir propuestas alternativas.

 

Ya visto en las capacidades personales de argumentación, dominio del escenario, capacidad argumentativa y creatividad, sucede lo mismo, naturalmente se debe imponer la experiencia del candidato de morena. De hecho, en la campaña del 2016, el candidato de morena demostró cualidades que lo pusieron  muy cerca de alcanzar al candidato que finalmente ganó la contienda.

 

Y  el escenario tendencial indica resultados previsibles. Como están las encuestas, ya no se ve para donde hacerse, Morena ganará el proximo proceso electoral en Oaxaca. No se ven nubarrones en el horizonte electoral  de nuestro estado; como si las hay en en otras contiendas de gubernaturas en otras entidades. Y sin embargo, la teoría de la prospectiva  nos recuerda que los escenarios no son ineluctables; sino que se construyen.

 

Entonces será necesario andarse con cuidado,   no confiarse y entrenar las jugadas propias  que habrá que desplegar y también las que hay que eludir, provenientes de los contrarios.  Ya se sabe que el candidato puntero será el más atacado; entonces hay que recordad también que en ejercicios de esta naturaleza es imprescindible tener presente que la mejor defensa es el ataque.

 

Salomón debe ganar el debate. ¿O usted que opina?