Juzgan en Líbano a Kamel Nacif por tortura a Lydia Cacho

Reforma

El Gobierno de Líbano aceptó enjuiciar bajo sus propias leyes al empresario Kamel Nacif Borge, “El Rey de la Mezclilla”, por el caso de las presuntas torturas a la periodista Lydia Cacho, a solicitud de la Fiscalía General de la República.

Debido a que no existe un Tratado de Extradición binacional y el país requerido no entrega a sus ciudadanos, la FGR invocó un principio de reciprocidad para que Nacif sea procesado y sentenciado bajo las normas libanesas, informaron funcionarios federales.

En el caso hipotético de que Kamel fuera hallado culpable y sentenciado a una pena de prisión, su castigo lo cumpliría en aquel país.

Como parte de ese proceso, la periodista Lydia Cacho informó que este jueves se encuentra rindiendo su declaración en el proceso iniciado al empresario, quien se encuentra en Líbano desde principios de 2019, cuando se convirtió en prófugo de la justicia.

“Testificando ante las autoridades libanesas por el arresto de Kamel Nacif Borge. El empresario tratante de niñas que orquestó mi tortura, compró niñas pequeñas para prostituirlas, lava dinero y evadió al fisco en los Estados Unidos. 15 años después. #AquíNadieSeRinde”, dijo Cacho en su cuenta de Twitter.

Autoridades federales precisaron que desde el año pasado el empresario compareció ante una autoridad judicial libanesa para ser notificado del inicio del procedimiento, mismo que lleva en libertad. Es decir, no está arrestado.

De acuerdo con informes del Gobierno Federal, Nacif huyó a Líbano desde principios de 2019, sabedor de las ventajas de contar con la ciudadanía de ese país, además de la mexicana.

A mediados de 2020, la FGR entregó a la Secretaría de Relaciones Exteriores la documentación para iniciar los trámites con la nación del Medio Oriente.

La autoridad mexicana apeló a un principio de reciprocidad para que fuera juzgado en Líbano por este caso de supuestas torturas, en los mismos términos que el artículo cuarto del Código Penal Federal permite juzgar a mexicanos por delitos cometidos en el extranjero.

Lo anterior, porque Líbano no tiene firmado un Tratado de Extradición con México, además de que el Código Penal local prohíbe extraditar a sus nacionales.

El 11 de abril de 2019, el Primer Tribunal Unitario de Quintana Roo ordenó la aprehensión del empresario por el delito de tortura en agravio de Cacho y al mes siguiente la Interpol giró la ficha roja para ser buscado en más de 190 países.

En 2005 la Policía de Puebla detuvo a Lydia Cacho en Cancún, Quintana Roo, con una orden de aprehensión por los delitos de difamación y calumnia, cuyo origen era una denuncia penal de Nacif.

Desde el puerto turístico del Caribe, la periodista fue trasladada por tierra hasta Puebla, un trayecto en el que habrían ocurrido las torturas que ahora imputa la FGR al ex Gobernador, al empresario y los mandos policiacos.

La denuncia de Nacif, que en su momento llevó a la detención de Cacho, derivaba de la publicación del libro “Los demonios del Edén”, donde la periodista mencionó que el textilero acudió a fiestas en las que eran pervertidos menores de edad.