AGEO fortalecerá difusión histórica y cultural

Tlalixtac de Cabrera.- El Archivo General del Estado de Oaxaca (AGEO) se prepara para que una vez superada la contingencia sanitaria por el COVID 19 reabra sus puertas a las familias oaxaqueñas. 

En el edificio que clasifica y ordena miles de documentos históricos se han establecido medidas para luego de la cuarentena se fortalezcan las medidas de higiene y sanitización para cuidar la salud del personal y visitantes. 

Este órgano desconcentrado de la Secretaría de Administración se ha posicionado como uno de los más importantes y ricos del país, al considerar el valor histórico de los documentos que resguarda en sus instalaciones ubicadas a un costado del parque Ciudad de las Canteras.  

El AGEO ofrece a historiadores, investigadores, estudiantes y público en general instalaciones modernas, cómodas e idóneas para conocer la historia documental del estado. Sus 12 mil metros cuadrados están distribuidos en diversas áreas de servicio al público como la sala de consulta de archivos históricos, un auditorio para cientos de asistentes, además de una biblioteca infantil y juvenil. 

En el Archivo Histórico, la población en general puede consultar documentos importantes para el estado, entre ellos los que hacen referencia a don Benito Juárez, Porfirio Díaz, José María Morelos y Pavón; Ricardo Flores Magón, José Vasconcelos, Rufino Tamayo, entre otros personajes ilustres de Oaxaca y México.

Como parte de sus servicios, esta institución también implementa talleres y cursos sobre la clasificación archivística, conservación preventiva de documentos y encuadernación al interior de la Administración Pública Estatal.

Además, se ofrecen visitas guiadas a niños, niñas, jóvenes y adultos, así como actividades culturales, talleres de teatro, proyecciones cinematográficas, presentación de obras literarias, entre otras.

En este sentido, el AGEO y la Secretaría de Administración, que encabeza Germán Espinosa Santibáñez, realizan los trabajos necesarios y toman medidas para propiciar que la comunidad académica y público en general vuelvan a disfrutar, conocer y aprovechar del patrimonio documental del estado.