Coronavirus triplica riesgos para mujeres; aumenta inequidad de género

Excelsior

CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, en el confinamiento por la pandemia de coronavirus, las mujeres no sólo se enfrentan al peligro de contagio, sino a limitaciones en el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, un mayor riesgo de vivir situaciones de violencia y a una mayor carga de trabajo en casa.

Así lo advirtió ayer el Consejo Nacional de Población (Conapo), en el marco del Día de las Madres, al destacar que la cuarentena ha impactado de forma diferenciada a mujeres y hombres, perjudicando en mayor medida a las primeras, lo que agrava la inequidad de género.

El consejo indicó que de las mujeres en edad fértil con al menos un hijo o hija, 53% forman parte de la población económicamente activa. De las madres que trabajan, más de la mitad (53%) se dedican a los servicios, una de cada cuatro (24%) al comercio y 17.3% a la industria manufacturera.

A las actividades laborales de las mujeres se suman en gran medida las responsabilidades del hogar, incluido el cuidado de niños, personas mayores y familiares enfermos.

Ante ello, el Conapo recomendó distribuir equitativamente las labores domésticas, así como estar atentos a cualquier situación de violencia.

Triplican carga a mujeres: ONU

Enfrentan problemas de violencia, falta de atención a su salud reproductiva y más trabajo en casa.

En el marco del Día de las Madres, el Consejo Nacional de Población afirmó que las medidas de auto confinamiento que forman parte de la Jornada Nacional de Sana Distancia han impactado de forma diferenciada a mujeres y hombres en perjuicio de las primeras, lo que agrava la iniquidad de género.

Recomendó, entre otras acciones durante esta temporada de emergencia sanitaria, distribuir equitativamente las labores domésticas para evitar cargas excesivas de trabajo a las mujeres, así como estar atentos a cualquier situación de violencia, y dado el caso, solicitar apoyo inmediato al número de emergencias 911.

Alertó qué, de acuerdo con la ONU, el coronavirus o COVID-19, afecta tres veces a las mujeres: vulnera su salud al exponerlas a limitaciones en el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva; incrementa el riesgo de vivir situaciones de violencia, incluidas la explotación y el abuso sexual, y aumenta la carga doméstica al conjuntar las responsabilidades del hogar, con el cuidado de niñas, niños, personas mayores y familiares enfermos, además, del desempeño de sus actividades laborales.

Del total de mexicanas en 2020, 52% tienen de 15 a 49 años y conforman el grupo de mujeres en edad fértil. Se estima que el volumen de este grupo disminuirá y representará sólo 45% de la población femenina para 2050.

Asimismo, se espera que este año ocurran poco más de dos millones de nacimientos entre las mujeres de este grupo de edad.

El promedio de hijas e hijos por mujer durante su vida reproductiva, es decir, la tasa global de fecundidad es de 2.05 hijas e hijos. Sin embargo, los grupos de mujeres de 20 a 24 y 25 a 29 años son las que más contribuyen a la fecundidad, con 116.5 y 102.9 hijas e hijos nacidos vivos por cada mil mujeres, respectivamente.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2019 (ENOE), de las mujeres en edad fértil con al menos un hijo o hija, 53% forman parte de la población económicamente activa; todas ellas (96%) ocupadas. De las madres que trabajan, más de la mitad (53%) se dedican a los servicios, una de cada cuatro (24%) al comercio y 17.3% a la industria manufacturera.

INFORMALIDAD

De las madres que laboran y tienen entre 1 y 2 hijas e hijos, 50% mencionaron como primera actividad un empleo informal; quienes laboran y tienen entre 3 y 5 hijas e hijos, así como las que tienen 6 o más, 65 y 85 por ciento, respectivamente, mencionaron como primera actividad a un empleo informal.

Se estima también que, de las madres insertas en el mercado de trabajo mexicano, dos de cada cinco no tienen acceso a instituciones de salud. Además, dicho acceso varía, por ejemplo, en Oaxaca y Guerrero, se observan las mayores proporciones de mujeres madres sin acceso a instituciones de salud con 85.5 y 83.9 por ciento del total, respectivamente.