El Buen Fin, ¿ofertas reales o infladas?

Expansión

“Este año sí hay muchos descuentos, deberías aprochevar”, dice Laura mientras se acerca a ofrecer ayuda a un cliente en la juguetería de un Sanborns. La vendedora hace cuentas con su calculadora y da el precio de un juguete que tiene varios descuentos, más los del Buen Fin. E intenta convencer de que las ofertas son reales.

Alrededor del Buen Fin y otras campañas de descuento, existe la percepción de que se trata de precios inflados, que las rebajas no son tales y que la mercancía es vieja, defectuosa o pasada de moda. No solo esto ha cambiado, también las estrategias de los minoristas para pelear de forma agresiva en precios y financiamiento, dice Erick Calvillo, socio líder de Consumo de Deloitte en México.

“Desde el año pasado vivimos un cambio importante en el sentido que la gente ya tiene la sensación de que sí es atractivo comprar en el Buen Fin. Mucha gente planea sus compras, sabe el precio de las mercancías y van estudiados”, dice el experto.

Y lo mismo del lado de los minoristas, quienes ahora se esfuerzan por generar acuerdos atractivos con proveedores para poder ofrecer precios realmente bajos. Humberto Fayad, director general comercial de Soriana, explica que lograr esto no es imposible.

“Lo que hacemos con proveedores es preparar pedidos de ciertos productos para aprovechar economías de escalaa y volúmenes, de modo que podamos reducir gastos fijos y tener mejores precios. Sí hay fundamento de porqué hay precios atractivos”, detalla.

Nuestras Historias

De las protestas en Bolivia al cariño de Ebrard: Evo Morales en imágenes

LeBarón, Brexit, Irán: estas son las imágenes más impactantes de la semana

Apple, Google y Facebook combaten la crisis de vivienda en California

Los reyes de la F1

Al igual que otros minoristas, una de las apuestas de Soriana son las pantallas, de las cuales eligieron varios modelos, desde las más sencillas hasta algunas con la mejor tecnología. Las pantallas son el producto estrella de cada Buen Fin, con más del 20% de las ventas totales, de acuerdo con algunas consultoras.

Sí bien las compras están enfocadas a bienes duraderos, Calvillo apunta que más del 50% de los compradores terminan adquiriendo artículos que no estaban en su lista, pero que les resultaron atractivos por tener algún descuento o financiamiento.

Para los consumidores, los descuentos ya no son lo único relevante, también el financiamiento, algo que también ha cambiado en la reciente edición del Buen Fin. No hay solo oferta de precios, también descuentos o cupones por parte de instituciones financieras, agrega el experto.