Corrupción, el límite para la calificación de México por años: Moody’s

El Economista

Ciudad de México. La corrupción y la debilidad en el respeto a la ley, son los factores que por años han limitado la posibilidad de mejorar la calificación de México, asegura el analista soberano de Moody’s, Jaime Reusche.

La corrupción es un problema que ni en México ni en el resto del mundo se ha resuelto en poco tiempo, asegura. “Tiene que ver con mejorar el Poder judicial, garantizar la transparencia. Es un problema bastante complejo y quien diga que lo resolverá en el corto plazo, tal vez no entiende las cuestiones de fondo. Ganarle a la corrupción, tomará años y quizá no se verá en un solo gobierno,” aseguró.

En conferencia remota desde Nueva York, tras cambiar a negativa la perspectiva de calificación para México que está en “A3”, sostiene que la claridad y certeza en la dirección de las políticas públicas, habían sido por años, el contrapeso a las grandes debilidades del soberano, que siempre han sido el nivel de corrupción, la deficiencia en el respeto al estado de derecho, la informalidad y el bajo nivel de educación.

Pero, en los últimos meses ha quedado claro que la “calidad institucional, se empieza a ver más débil respecto a la solidez de sus pares”.

Estima que pasarán entre 12 y 18 meses antes de que Moody’s realice una acción de calificación, tras la indicación del cambio de perspectiva que coloca a la nota soberana en una de tres probabilidades de sufrir un recorte.

Pues considera que “el sólido punto de partida fiscal que heredó el gobierno de la administración pasada y la deuda estable, aún con una economía que no crecía a tasas dinámicas”, otorga cierta resistencia a choques externos e internos.

PIB en desaceleración, por aranceles
Admitió que la inminente aplicación de aranceles a los productos mexicanos, dirigida desde Estados Unidos restará dinamismo al PIB mexicano. Pero descarta que se anticipe un escenario recesivo.

Incluso en el peor de los escenarios, donde se escalone el arancel hasta el techo máximo fijado por el Presidente de Estados Unidos, de 25%, la economía mexicana continuará creciendo, aunque podría promediar un incremento inferior a 1%, anticipó.

“Hay elementos claros de desaceleración en la economía, riesgos externos importantes como un menor crecimiento de Estados Unidos o que siga la tendencia a la baja en el precio del petróleo, lo que sin duda hará bastante difícil a México, llegar a una expansión de 4% como la que anticipa el presidente de México.

Moody’s es la agencia que tiene a México en la calificación más alta “A3”, que indica una solvencia notable. Y siempre había destacado entre los emisores soberanos que tienen esta misma calificación, por la mayor solidez fiscal que le permitía balancear las debilidades que han existido desde hace tiempo, es decir, el nivel de corrupción y la deficiencia de estado de derecho.

Entre los países pares que tienen esta misma calificación, se encuentran Perú, el europeo Lativia, y el asiático Malasia.