Necesaria la Unidad para enfrentar la nueva política de Trump hacia México

0
151

Oaxaca de Juárez. La cancelación por parte del Presidente Peña Nieto, de acudir al encuentro con el de Estados Unidos Donald Trump, es acto de prudencia que coloca bien a México frente a la nueva Administración estadounidense, muestra capacidad de acción, uso adecuado de márgenes de espacios diplomáticos y, lo más importante, que recuperamos la iniciativa en las relaciones internacionales, al no aceptar ni la sumisión ni el condicionamiento que pretende el presidente Trump.

No sabemos las reacciones de fondo que tendrá el hecho de que sea el Presidente de México el primer mandatario en negarse a una invitación, que más bien parecía una condición, del presidente Trump, sin embargo creo que todos los mexicanos debemos unirnos en torno a nuestro mandatario en esto que será en breve una emergencia nacional si consideramos que quiere implantar un impuesto del 20% a nuestras exportaciones a los Estados Unidos.

Debemos todos, sociedad, Gobierno y Sectores productivos iniciar un dialogo que construya una estrategia de Estado, a la brevedad posibles,  para enfrentar el reto que representa el posible fin, o por lo menos cambio profundo, del Tratado de Libre Comercio con Canadá y los Estados Unidos, que da empleo a millones de mexicanos y representa más del 80% del destino de nuestras exportaciones.

También debemos tomar en cuenta que representamos el segundo socio comercial de los Estados Unidos, con o sin Tratado es algo que no es fácil de sustituir, sobre todo si consideramos que nuestro competidor en ésta posición es China, con quien el presidente Trump parece no coincidir, así que debemos como sociedad y sectores productivos apoyar una negociación fuerte por parte de nuestro Gobierno federal.

Una primer propuesta viable es la de focalizar los esfuerzos en el fortalecimiento del Mercado interno, fomentando y facilitando las inversiones públicas con proveedores nacionales y a nivel de las Entidades federativas con proveedores locales principalmente, con ello generaremos efectos multiplicadores positivos en las inversiones privadas y en la generación de empleos formales y bien remunerados; México es una potencia media, aún con sus grandes desigualdades, y podemos competir en todos los Mercados internacionales, incluido el Norteamericano con nuevas reglas, esto además de sacarnos de nuestra área de confort en la que muchos cayeron con el TLC, significarán mayores oportunidades de negocios y de generación de empleos para los mexicanos, seamos también más nacionalistas en ese sentido.