Armonizar Ley estatal de Educación a la Ley Federal, pide Adolfo Toledo

El diputado del grupo parlamentario del PRI en la LXII Legislatura estatal, Adolfo Toledo Infanzón, resaltó la necesidad de armonizar la Ley Estatal de Educación con la Ley federal en este rubro, con el propósito de que todos los estudiantes tengan acceso al agua potable en sus respectivas instituciones educativas.

En el marco de la sesión ordinaria de la Diputación Permanente del Congreso del Estado, el también presidnete de la Comisión de Vigilancia de la ASE detalló que

La Asamblea General de las Naciones Unidas reconoce que el acceso a agua potable y saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.

Dicho líquido es indispensable para la vida, es necesario que los consumidores dispongan de un abastecimiento de agua satisfactorio.

La falta de agua para beber en las escuelas es preocupante, hoy en día representa una de la razones principales de la obesidad y diabetes en la población infantil mexicana.

Por ello es urgente restablecer o implementar sistemas de bebederos de agua potable en las escuelas del país, con sus sistemas de purificación, y que los niños tengan la opción de hidratarse con agua durante sus horas de aprendizaje.

El acceso al agua potable, es una parte fundamental del derecho a la salud establecido en el artículo 24 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

La falta de agua potable en las escuelas potencializa el consumo de refrescos y bebidas azucaradas y artificiales, el cual se ha duplicado en la última década, convirtiéndose en un hábito que impacta nocivamente en niñas, niños y adolescentes.

Asimismo, hay zonas del país donde la falta de agua potable redunda en enfermedades ocasionadas por la insalubridad, las cuales se vuelve más frecuentes en la niñez”.

De conformidad con lo establecido por el artículo 12 de la Constitución Política del Estado Libre y soberano de Oaxaca, inherente a que “toda medida o disposición protectoras de la familia y la niñez son de orden público”, por otra parte señala que “…el niño tiene derecho a la vida sana, a la salud, a la alimentación, a la educación, a la diversión y a llevar una vida digna en el seno de la familia. El Estado deberá procurar su buena formación. Asimismo, expedirá leyes y normas para garantizar los derechos del niño…”;

De lo expuesto, esta iniciativa pretende contribuir en el fortalecimiento del combate a los problemas en materia en salud, generados por el consumo abusivo de bebidas endulzantes, generadora de obesidad que viven los niños y adolescentes en nuestro estado.

Diversas estadísticas indican que, los niños, son el sector mayormente vulnerable ante las enfermedades no transmisibles, toda vez que no se cuenta dentro de los centros educativos con los programas y acciones necesarios y eficaces tendientes a combatir este flagelo.

No se omite señalar que en las escuelas de Oaxaca el 30 por ciento del millón y medio de alumnos del nivel preescolar, primaria y secundaria reportan algún grado de obesidad, además de que un 24 por ciento más padece desnutrición, según el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

De acuerdo con la dependencia pública, los problemas se agudizan en mayor medida en las zonas rurales, resaltando que Oaxaca ocupa ya el lugar número seis a nivel nacional de obesidad infantil.

Uno de los principales objetivos del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, es “aumentar la disponibilidad, accesibilidad y el consumo de agua simple potable” objetivo que no se ha cumplido tanto por parte del Gobierno Federal, como del Gobierno del Estado de Oaxaca.

El acceso libre al consumo de agua potable, facilita a los menores contrarrestar la ingesta de bebidas azucaradas.

En la República Mexicana, este derecho se elevó a rango constitucional, y el 8 de Febrero del 2012, se promulgo en el Diario Oficial de la Federación, la inclusión del párrafo séptimo del Artículo 4 Constitucional, mismo que a la letra dice:

Con la inclusión de éste derecho, el Estado de Oaxaca tiene la obligación de que la población tenga fácil acceso a este vital líquido. La obtención de agua no debe de comprometer otras necesidades esenciales garantizadas por la Convención de los Derechos Humanos, como la alimentación y la atención a la salud.

En consecuencia, es obligación del Estado de Oaxaca garantizar el acceso al agua potable en los planteles educativos, para que los niños puedan ingerirla de manera gratuita. El agua es la mejor fuente de hidratación del cuerpo y no debe ser sustituida por ningún otro líquido endulzado o azucarado.

Por todo lo expuesto, debe considerarse modificar la legislación aplicable en este rubro tan delicado, a fin de que los niños y jóvenes tengan garantizado el acceso a este vital líquido en sus escuelas, y prevenir el consumo de otras bebidas que son dañinas para su salud.

Por lo tanto, se propone modificar la Ley Estatal de Educación del Estado de Oaxaca, con el objeto de que en el presupuesto en este rubro, se contemple la compra de bebederos en las instalaciones educativas de nivel preescolar, primaria, secundaria y media superior. Aunado a la creación de programas para el fomento del consumo de agua potable, lo que lleve consigo la reducción de la ingesta de bebidas con alto contenido de azúcar y fructuosa.

Por las razones expuestas, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la iniciativa con proyecto de Decreto, por el que se adiciona una fracción al artículo 14 de la Ley Estatal de Educación.