Un terremoto sacude Marruecos y causa al menos 1.037 muertos y 1.200 heridos

0
4428

 

El sísmo, de magnitud 6,8, ha provocado el derrumbe de edificios en varias ciudades de todo el país: “La gente estaba conmocionada, en pánico; los niños lloraban, los padres, desamparados”, cuenta un vecino de Marraquech

Cientos de personas mueren en un terremoto en Marruecos

video

Un hombre pasaba este sábado por una calle de Marraquech llena de escombros, tras el terremoto de la noche anterior. Foto: FADEL SENNA (AFP) | Vídeo: REUTERS

Un fuerte terremoto de magnitud 6,8 ha sacudido Marruecos esta noche, a las 23.11 (una hora más en la España peninsular), y ha causado al menos 1.037 muertos y 1.200 heridos —dos centenares en estado grave—, según ha informado el Ministerio del Interior del país. Las provincias y las ciudades de Al Hauz, Marraquech, Tarudant, Chichaua y Uarzazat han sido las más afectadas por el seísmo, con edificios que se han desplomado. El epicentro se ha situado en Iguil, a 63 kilómetros al suroeste de Marraquech y a una profundidad de unos 18,5 kilómetros.

“Sobre las 23.00, sentimos una sacudida muy violenta, me di cuenta de que era un terremoto.Veía los edificios que se movían. La gente estaba conmocionada, en pánico; los niños lloraban, los padres, desamparados. No tenemos los reflejos [para reaccionar] ante este tipo de situación”, ha contado desde Marraquech Abdelhak el Amrani, de 33 años, en declaraciones a la agencia AFP. “Después, salí a la calle y ya había mucha gente fuera”, ha agregado El Amrani. Otra vecina de Marraquech ha confirmado que, al poco del temblor, la mítica plaza de Yemaa el Fna se había llenado de gente para intentar ponerse a salvo ante posibles réplicas. El terremoto ha obligado a cientos de habitantes en Marraquech a dormir con lo puesto en las calles.

Los vecinos de la ciudad han relatado que el temblor duró varios minutos y causó daños en varios inmuebles —algunos se han derrumbado— y mezquitas de la medina (ciudad antigua). Las autoridades no permitieron a los ciudadanos caminar por las calles estrechas de la zona histórica. Jalid, residente en el área, ha indicado que el minarete de la mezquita de Bab Ailan se había caído al suelo a causa del temblor y que también había resultado dañada la entrada del templo. En redes sociales, los marroquíes han compartido numerosas fotos y vídeos en los que se ven edificios dañados y derrumbados, algunos con personas heridas o aparentemente muertas entre los escombros; así como a gente saliendo despavorida de sus inmuebles en medio de la sacudida, con cascotes cayendo sobre ellos, muchas veces en estrechos callejones.

Los heridos han sido trasladados a diversos centros hospitalarios, según el Ministerio del Interior marroquí, y los servicios de emergencia siguen trabajando en la búsqueda de supervivientes. La mayoría de fallecidos registrados se concentran en la zona rural más próxima al epicentro, según datos facilitados por Interior. Así, a las 10.00 de este sábado (una hora más en la España peninsular) se habían registrado en la provincia de Al Hauz, donde se ubica Iguil, 394 muertos, mientras en la región de Tarudant las víctimas mortales ascendían a 271. También ha habido muertos en Chichaua (91); en Uarzazat (31); Marraquech (13); en Azilal (11); Agadir (5); en Casablanca (3); y en Al Yusufia (1). El Ministerio del Interior está centralizando toda la información sobre la catástrofe, con actualizaciones periódicas del balance de víctimas.

Las autoridades han llamado a los ciudadanos a mantener la calma y han movilizado fuerzas de seguridad y de protección civil de las provincias afectadas, así como medios para intervenir y evaluar los daños. Las Fuerzas Armadas se han desplegado de urgencia para auxiliar a las víctimas “siguiendo las instrucciones del rey Mohammed VI, comandante supremo y jefe del Estado Mayor”, según un comunicado militar. Así, a la región de Al Hauz, la más afectada, han sido enviados diversos efectivos: medios terrestres, aéreos, equipos de búsqueda y salvamento, y un hospital de campaña, entre otros. También se han desplegado drones de observación.

El seísmo se ha percibido en todo el país, sembrando el pánico en las principales ciudades. Los ciudadanos han salido a la calle en muchas urbes, incluida la capital, Rabat, donde no se han observado daños en las estructuras de los edificios. “Aquí no hay mucho daño; más pánico”, ha resumido un residente la situación de Esauira, icono turístico a unos 200 kilómetros de Marraquech. “La gente está en las plazas, en los cafés, prefiere dormir al descubierto”, ha apuntado por teléfono a AFP.

El Instituto Nacional de Geofísica marroquí ha señalado que “se han producido cientos de réplicas, pero la mayoría de ellas no se han sentido”. Por su parte, el Instituto Geográfico Nacional español (IGN) ha informado en su web de un segundo terremoto de menor magnitud, de 4,8, en la ciudad de Berrechid, en la región de Casablanca-Settat.