Incendios por el estiaje arrasaron más de 500 mil hectáreas

0
48

La Jornada

 Prácticamente al concluir la temporada de incendios forestales y tras el inicio de los ciclones tropicales, un total de 559 mil 393 hectáreas de bosques fueron devastadas por más de 6 mil conflagraciones entre enero y julio de este año, la cuarta mayor afectación en la última década, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

En la última semana los incendios forestales se redujeron de manera significativa hasta en un 95 por ciento, debido a las intensas lluvias y tras el paso del huracán Enrique por costas del Pacífico mexicano.

Mientras entre el 11 y 17 de junio se registraron 85 conflagraciones que afectaron 31 mil 825 hectáreas y del 18 al 24 del mismo se dieron 44 incendios que quemaron 32 mil 785 hectáreas, en la semana que concluyó sólo se registraron cuatro eventos en tres estados.

Se trata de Sonora, Coahuila y Chihuahua, donde se han afectado mil 653 hectáreas, los cuales aún presentan condiciones de sequía moderada, severa y extrema.

De acuerdo con la Conafor, entre el 1 de enero y el 1 de julio se registraron 6 mil 224 incendios en 32 estados del país, siendo los más afectados Chihuahua, con 88 mil 209 hectáreas; Guerrero, con 81 mil 808; Durango, con 72 mil 564; Nayarit, con 36 mil 751, y Chiapas, con 34 mil 474 hectáreas. A estas entidades se suman también Nuevo León, Michoacán, Oaxaca, Jalisco y Sonora, las cuales, en conjunto, representan 80 por ciento del total nacional.

Mientras que los estados con mayor número de incendios forestales son el estado de México, Ciudad de México, Michoacán, Chihuahua, Puebla, Tlaxcala, Durango, Chiapas, Jalisco y Guerrero. Al periodo antes señalado le preceden los años 2017, con 8 mil 574 conflagraciones que afectaron 653 mil 108 hectáreas, y 2019, con 7 mil 144 incendios que quemaron 567 mil 696 hectáreas.

El año 2011 fue la temporada más crítica, ya que más de 11 mil incendios forestales siniestraron 768 mil 520 hectáreas entre enero y julio.

De las más de 559 mil hectáreas afectadas hasta el 1º de julio, 92 por ciento correspondieron a hierbas y arbustos y 2 por ciento a árboles.

La Conafor subrayó que, aunque los incendios forestales ocurren durante todo el año, la temporada fuerte para las regiones centro, norte, noreste, sur y sureste se presenta principalmente de enero a junio.

En tanto que, para la región noroeste, la temporada crítica es de mayo a septiembre, que en ambos casos coincide con el estiaje.