Audi México no cerrará operaciones ante escasez de chips: CEO

Forbes

Si bien los cuellos de botella en el suministro de semiconductores a nivel global obligaron a Audi México a hacer ajustes en su planta, la empresa emprendió medidas que le permitieron flexibilizar su producción y evitar el paro total de las mismas.

De acuerdo con el presidente Ejecutivo de la automotriz en el país, Tarek Mashhour, la pandemia ha sido un verdadero reto para todas las industrias, sin embargo, la empresa logró consolidarse durante el 2020 como un proveedor de movilidad premium, sustentable y conectada con exitosos resultados financieros a nivel global.

En entrevista con Forbes México, comentó que, a pesar de esto, durante el 2021, la compañía de origen alemana sigue procediendo con cautela y monitoreamos la situación del Covid-19 muy de cerca.

Lee: Alsea dejará a un lado las ‘dark kitchens’: quiere que la gente vuelva a sus mesas

“La producción en la planta de San José Chiapa actualmente está operando conforme a lo planeado. Tal y como están las cosas en este momento, Audi México no cerrará sus operaciones productivas. Las perspectivas para las siguientes semanas se validan diariamente para asegurar la viabilidad de producir de manera continua, reconociendo que la situación de los semiconductores sigue siendo un posible riesgo de alterar nuestra producción en poco tiempo”, aseguró.

En este sentido, señaló que la pandemia de Covid-19, así como los cuellos de botella en el suministro de semiconductores a nivel global, también obligaron a Audi México a hacer ciertos cambios en su línea de producción.

Por ejemplo, precisó, realizaron ajustes en sus turnos productivos durante febrero, específicamente en la semana 5, cuando la planta operó en dos turnos; mientras que para la semana 6, las semanas productivas a tres turnos se reanudaron.

Asimismo, Mashhour comentó que Audi México trabaja de manera activa con los proveedores y subproveedores para garantizar la eficiencia logística de producción y exportación del Audi Q5, ajustándonos a los planes de producción de la planta.

“Con esto damos mayor flexibilidad a la cadena de suministro y aseguramos una correcta operación productiva, de acuerdo a lo planeado”, destacó el directivo de la automotriz.

Sin embargo, expuso que en la actualidad aun no tienen una fecha estimada para la solución de la situación global, no obstante, siguen la situación muy de cerca para actuar de manera eficaz ante posibles cambios.

De hecho, destacó que Audi México es una empresa global que tiene naturaleza exportadora por ser la principal proveedora del Audi Q5 a nivel global, conservando la distribución únicamente del mercado local.

“Sin lugar a dudas, uno de nuestros principales desafíos durante el año es superar la pandemia de COVID-19. Una vacunación completa de la población a nivel mundial, daría a nuestros colaboradores más seguridad, certeza para su vida y para todas las actividades futuras en nuestra planta”, comentó

Y es que, detalló, la prioridad número uno para Audi México es la salud y la seguridad de sus más de 5,200 colaboradores.

Además, comentó que dentro de la estrategia de la empresa persiguen su objetivo de impulsar la electrificación, digitalización y sustentabilidad en sus automóviles, así como en su sitio de producción para todos los procesos logísticos.

De acuerdo con Counterpoint Research, el impacto de Covid-19 en la cadena de suministro de semiconductores se ha extendido desde la electrónica de consumo hasta la automotriz.

La firma de investigación señala que desde el segundo trimestre de 2020, muchos proveedores de electrónica automotriz, como NXP, Remesas y Microchip, anunciaron aumentos de precios para algunos componentes clave.

“La expansión de capacidad limitada de la producción de semiconductores de 8 pulgadas en los últimos años ha intensificado la escasez. A corto plazo, esto ha provocado aumentos de precios. A largo plazo, esto transformará el ecosistema global de electrónica automotriz”, considera Counterpoint Research