Crisis de derechos humanos no paró en 2020 en México y seguirá en 2021: AI

0
44

Forbes

La grave crisis de derechos humanos que se vive en México desde hace más de una década continuó en el convulso 2020 y persistirá durante el próximo año en temas como violencia de género, migración, seguridad, salud y agresiones contra activistas y defensores, destacó este jueves Amnistía Internacional (AI).

En el Día de los Derechos Humanos, agregó que este año “la pandemia nos ha mostrado las enormes desigualdades que existen en nuestro país y cómo enfermarse es una cuestión de lujo en una nación donde el sistema sanitario está totalmente fracturado”.

Pero además, añadió, nos ha enseñado que “la violencia contra las mujeres no solo no para, sino que el espacio privado de las mujeres es el espacio donde hay más inseguridad“.

La Red Nacional de Refugios (RNR), una organización feminista, indicó que durante los primeros ocho meses del confinamiento (de marzo a octubre) en lo que llamó “la doble pandemia” para la mujeres en este país, acompañó y atendió a 34,716 personas, un incremento del 51% comparado con el mismo periodo del año pasado.

Reneaum recordó que en México, durante más o menos 25 años, se ha intentado gestionar el problema de las violencias contra las mujeres “pero no hay una lógica de Estado sino de cada administración” y en los dos años que lleva la del presidente Andrés Manuel López Obrador “no se ha presentado un programa público para la atención y prevención de las violencias contra las mujeres“.

En el país asesinan 10 mujeres al día, y en 2019 hubo más de 1,000 feminicidios, crímenes por razón de género.

Activistas y defensores
Pero si para las mujeres mexicanas el escenario es complejo y difícil, para activistas y defensores de derechos humanos no es tan distinto.

Según datos proporcionados por la ONG, en México, y de acuerdo con cifras del Mecanismo federal de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, se registró el asesinato de 24 personas defensoras de derechos humanos en 2019.

Para la representante de AI, los activistas y defensores que forman parte de organizaciones de la sociedad civil “son un contrapeso indispensable ya que durante muchos años son quienes han puesto en la agenda pública temas que el Gobierno no consideraba prioritarios“.