Morena ve a Grupo de Lima como “aberración”

Agencias.

El Grupo de Lima, que exigió al presidente venezolano Nicolás Maduro a no volver a asumir el cargo el próximo 10 de enero, es una “aberración” y por eso el gobierno de México no firmó la declaratoria correspondiente, aseguró la presidenta de MorenaYeidckol Polevnsky.

‒¿Es válido cuando se ha violentado los derechos humanos en Venezuela?‒ se le preguntó.

‒Hay organismos especiales para derechos humanos; lo que no pueden hacer los países es meterse en lo que no les toca. Nosotros queremos que nos respeten como país, por lo tanto, respetamos a los otros países.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que no se firmó la condena a Maduro por apego a los principios de no intervención en otras naciones.

“Somos respetuosos de todos los pueblos y gobiernos del mundo. No queremos tener pleitos con gobiernos extranjeros (…) No vamos a ser nosotros candil de la calle y oscuridad en la casa”, indicó poco antes de abordar el avión en el que regresó de Ciudad Juárez a la Ciudad de México.

El viernes, el gobierno mexicano se abstuvo de firmar la declaración apoyada por 13 de los 14 países integrantes del Grupo Lima, en la que llamaron “ilegítimo” el próximo periodo presidencial de Maduro.

EVO FELICITA A LA 4T

En tanto, Evo Morales, presidente Bolivia, y parte del eje bolivariano, felicitó al gobierno de López Obrador por la postura asimida en la sesión del Grupo de Lima.

“Saludamos al Gobierno democrático de México por defender el principio de no intervencionismo y dejar sin apoyo los actos de golpismo diplomático encabezados por EE.UU. (sic) a través del Grupo de Lima”, escribió Morales en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para América, criticó la posición asumida por el gobierno mexicano el viernes pasado.

En su cuenta de Twitter escribió: “Perdimos a México. Ha quedado demostrado que mientras gobierne AMLO los derechos humanos no serán un componente de política exterior mexicana. Esto es música para los oídos de dictadores como Maduro y Ortega y una bofetada para sus víctimas”.