Presenta Denisse Dresser su Manifiesto Mexicano

0
180

Oaxaca de Juárez. “Nuestro gran error como país es pensar que en cada sexenio ahora sí llegará el salvador providencial, como se pensó en algún momento con Vicente Fox, y por centrarnos por apoyar incondicionalmente a alguien, se nos olvida la tarea de difícil, complicada de construir instituciones”, refirió la periodista, politóloga y escritora Denisse Dresser durante la presentación de su libro Manifiesto mexicano: cómo perdimos el rumbo y cómo recuperarlo, realizada la tarde de este martes en la 38 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).

Acompañada por la periodista oaxaqueña Diana Manzo, Dresser continuó hablando sobre el descuido de las instituciones por el depósito de la esperanza en una sola persona. “Por eso nuestra democracia se ha vuelto tan disfuncional, porque no tenemos los suficientes contrapesos, porque no hay la transparencia necesaria, porque las instituciones de la democracia fracasan o funcionan mal, este libro es un llamado a componerlas”.

Continuó citando como ejemplo la transición de gobierno del año 2000, donde el PRI fue sucedido en la presidencia por el PAN, a través de Vicente Fox. “Recuerdo esa noche del año 2000. Recuerdo los abrazos, la algarabía, no porque ganara Fox, sino porque logramos sacar al PRI de Los Pinos y pensamos que eso era suficiente y no lo fue. El libro describe lo que echamos a perder, lo que no construimos”, es decir, el cuidado de las instituciones y su autonomía a fin de que el ejecutivo no acaparara todo el poder.

“Los partidos después de que ese IFE (hoy INE), con consejeros autónomos, los empezara a multar por sus reiteradas violaciones a la ley, lo que hicieron fue cambiar la forma en que se selecciona a los consejeros para que se volviera vehículo de transmisión de la voluntad de los partidos”. Explicó que esto lo plasma en el capítulo Instituciones, no personas del libro presentado.

Sobre la situación de violencia que prevalece en el país desde hace varios años, apuntó que “Calderón sacó al ejército a las calles por una razón, que es una hipótesis compartida por muchos analistas y que es eminentemente política, que era su falta de legitimidad, por las condiciones en que llegó a la presidencia. Sacó al ejército sin una estrategia clara, sin una noción de cuánto tiempo iba a durar. Después de 10 años de esta estrategia según las cifras hay más de 250 mil homicidios y más de 34 mil personas desaparecidas”.

“Tenemos a un ejército en las calles intentando cumplir con las labores que debería cumplir la policía. El ejército está en las calles porque no tenemos buenos policías, y no tenemos buenos policías porque el ejército está en las calles. Somos un país donde si eres víctima de un crimen a la última persona que le hablas es a un policía”, aseveró la autora.

Sobre el tema de la seguridad y la impunidad Dresser explicó que “la PGR ha sido utilizada durante años como instrumento de control político del presidente, como instrumento de persecución, no para la justicia. Esa disfuncionalidad de la PGR nos lleva a una de las batallas que nos falta por ganar, que debería ser la construcción de una fiscalía que sirva, que reemplace a esa PGR politizada, que sea independiente no sólo del presidente, también del poder económico, político y empresarial”.

“Este es un libro lleno de rabio y amor por el México maltrecho que hemos de rescatar, es un libro que es como una crónica del hartazgo, del enojo con la cleptocracia que se ha perpetuado en el poder, con los privilegios inmerecidos de muchos que han estado sentados cómodamente en la punta de la pirámide, en un país sofocado por la corrupción, amenazado por la violencia sin soluciones fáciles. Por sus páginas desfilan los años del desencanto, los años de la transición democrática que se truncó. Y cómo pasamos de ser de la dictadura perfecta al país del pillaje perfecto”.

Para finalizar, Dresser apuntó que pese a denunciar tantos aspectos negativos de la política nacional, el último capítulo esperanzador y llamado a asumir las batallas que nos faltan por ganar. “Es una carta escrita a un joven mexicano o a cualquiera que ame a su país, escrita con mis tres hijos donde regalo esas líneas en que convoco a los jóvenes a no darse por vencidos, a ser rebeldes, inquietos exigentes e intelectualmente libres”.

Marcos Almada comparte las aventuras de Óscar el Tlacuache en la 38 FILO

El reconocido ilustrador de literatura infantil, Marcos Almada, presentó su serie de libros de Óscar el Tlacuache en el Foro El Recreo como parte del Programa Infantil y Juvenil de la 38 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), ante niñas y niños oaxaqueños que conocieron de cerca a este autor.

“Yo me di cuenta de que los libros para niños en México tenían animales de otros lugares. Hay muchos osos, muchos tigres, muchos conejos, pero hay pocos temas que realmente hablen de la cotidianidad del mexicano sin caer un tema folklórico”, apuntó Almada sobre el origen del personaje de Óscar y sus libros.

“Yo quería simplemente tomar algo mexicano que se sintiera moderno, parte de su vida. Un tlacuache, si no vives en una gran ciudad, es muy probable que hayas visto uno. Es muy bonito que puedas relacionar la historia con tu propio contexto”, agregó el oriundo de la Ciudad de México.

Al hablar sobre cómo se originó su interés en la ilustración de literatura infantil, apuntó “empecé a hacer algunos videos educativos por pedido y descubrí el público infantil, descubrí que era un espacio donde podía echar a volar mi imaginación y lleno de posibilidades. Publiqué un libro y me gustó tanto que me enfoqué en esa área”.

“Han sido más de 10 años muy divertidos. Algo que he descubierto es que por ser infantil no es fácil, porque tiene su propio lenguaje, tienes que encontrar la forma de comunicarte con tus lectores y no significa que lo infantil sea pura diversión, algo superfluo o de poca profundidad, Los niños pueden aprender de política, de lo que sea, simplemente hay que aprender a hablar como ellos”, refirió.

Al respecto de sus referentes y la forma en que se nutre para dirigirse a su público, explicó que “siempre que hay niños estoy escuchándolos, preguntándoles, me interesa saber qué les gusta, qué no les gusta, saber por qué los videojuegos les parecen tan atractivos, por qué les gustan las películas de Disney”.

“Escribir para niños creo que es más difícil que escribir para adultos porque cuando escribes para adultos estas escribiendo para alguien como tú, pero cuando escribes para un niño estás escribiendo para alguien que es totalmente diferente a ti. Es un reto complicado pero una vez que entiendes que los niños lo que buscan es divertirse todo se vuelve más fácil”, concluyó.

Marcos Almada es sólo uno de los invitados nacionales y extranjeros invitados al Programa Infantil y Juvenil de la 38 FILO, que busca fomentar la lectura entre los más chicos mediante el acercamiento a autores y artistas, así como espectáculos y talleres.
Presenta Guillermo Arriaga El salvaje

Guillermo Arriaga, guionista mexicano famoso por películas como Amores Perros y Babel presentó su libro El salvaje en el marco de la 38 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) en compañía de Mariana H como presentadora.

El escritor y cineasta contó que el libro relata la historia de Juan Guillermo, quien a partir de sus 14 años y en un lapso menor a un lustro sufre la pérdida de su hermano a causa de fanáticos religiosos, luego de sus padres, abuela e incluso mascotas, por una serie de acontecimientos trágicos. Esta condición lo lleva a quedar solo y con dos decisiones: cómo sobrevivir y si buscará venganza o no.

De forma paralela se cuenta la historia de Amaruq, un hombre que en los helados bosques del Yukón se obsesiona en perseguir a un lobo y cuya travesía lo conduce hacia las profundidades de la locura y la muerte. Hacia el final de la historia Juan Guillermo y Amaruq se encontrarán así como sus historias personales.

Arriaga contó durante la charla que la mayoría de momentos del libro están basados en experiencias personales. Por ejemplo, el accidente donde mueren los padres de Juan Guillermo está basado en un percance que sufrió él mismo, donde el automóvil rodó y cayó varios metros de altura.

Asimismo, el grupo de fanáticos religiosos que se describe en la obra se inspira en los que Arriaga observó durante su infancia, en los sesentas, cuando el gobierno dio entrada a grupos de ultraderecha a fin de “hacer frente” a la supuesta amenaza comunista.

“Hay libros que acarician. Yo quiero que el mío los muerda, los arañe y luego saque una aguja y los inyecte y les enseñe que el amor es el camino”, refirió el autor y agregó que a pesar de las tragedias y el dolor, su libro es un libro sobre el amor, al igual que sus películas.