Arranca el proceso electoral de 2018 en Oaxaca; el más complejo dicen consejeros

0
195

Karina Hernández/RIOaxaca

Oaxaca de Juárez. En medio de llamados a la unidad, a la transparencia y la legalidad por parte de los Consejeros Electorales y los representantes de los partidos políticos, arrancó el proceso electoral ordinario 2017-2018 para renovar la LXIII Legislatura Local y 153 presidencias municipales en el estado de Oaxaca.

La sesión que se presentó en vísperas de la salida de tres integrantes del Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) se saturó de bueno deseos por parte de los funcionarios electorales y los representantes de los partidos políticos.

En su momento las diferentes representaciones hicieron una serie de llamados a la autoridad electoral para lograr un exitoso proceso y evitar tropiezos por parte del IEEPCO como sucedió en 2015 en el caso del distrito 07 con cabecera en Villa Putla de Guerrero, donde, como recordó la representación del Partido del Trabajo, hubo irregularidades y se sustrajeron boletas electorales.

Por otra parte se detalló que la jornada electoral que tendrá lugar el próximo 4 de junio de 2018, contará por primera ocasión, según informaron los Consejeros, con el modelo de casilla única que será operado por el Instituto Nacional Electoral y el IEEPCO.

En su momento, el presidente del órgano, Gustavo Meixuiero Nájera, pidió a los partidos no caer en el camino “fácil de descalificar –a la autoridad electoral-”, además pidió que haya buenos perdedores, “que acepten los resultados”.

En tanto que el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), pidió a las autoridades actuar con transparencia y advirtió que pese a la campaña de descalificaciones que ya han iniciado, MORENA ganará la próxima contienda.

Mientras que en vísperas de su salida, el Consejero, Uriel Pérez García, recordó que la elección 2017-2018 será la más compleja; sin embargo, reconoció que también el mismo proceso se convierte en una oportunidad para desvanecer la confianza ciudadana que han mostrado respecto a las autoridades electorales.