Falta de vitamina provoca síndrome de fatiga crónica

Oaxaca de Juárez. El síndrome de fatiga crónica (SFC) es un cansancio abrumador e intenso y continuo que no se alivia con el descanso, y empeora con la actividad física o el esfuerzo mental; hasta la fecha se desconoce la causa exacta de este padecimiento y ocurre con mayor frecuencia en mujeres.

De acuerdo con el médico Benjamín Enríquez Corro, de la Coordinación de Prevención y Atención a la Salud del IMSS, factores como la edad, estrés, genética, o factores ambientales, juegan un papel importante en el desarrollo del SFC. Sin embargo, la falta de vitaminas y en especial el complejo B, puede ser un detonante de este padecimiento.

Este complejo se encarga de regular algunas funciones del sistema nervioso como la neurotransmisión, así como la metabolización de azúcares y proteínas en la sangre. Los síntomas del síndrome de fatiga crónica son similares a los de la gripe y otras enfermedades virales comunes y abarcan dolores musculares, dolor de cabeza y fatiga extrema.

Asimismo, falta de memoria, problemas para concentrarse, confusión, dolor articular, pero sin hinchazón ni enrojecimiento, dolores de cabeza, Irritabilidad, fiebre, debilidad muscular en todo el cuerpo o en distintas partes, dolor de garganta. Los síntomas del SFC duran seis meses o más.

Indicó Enríquez Corro que de igual forma no existe cura para el síndrome, no obstante, muchas personas con este trastorno experimentan depresión y otros problemas psicológicos que pueden mejorar con tratamiento.

Finalmente, el especialista exhorta a la población con cuadro de fatiga, que incluya en su dieta diaria la vitamina B, la cual se encuentra en altas cantidades en carnes rojas, hígado de res, pescado, verduras frescas verdes y amarillas, y cereales.

Mantener una vida social activa, ya que el ejercicio físico liviano también puede servir. Las recomendaciones son: evitar hacer demasiado ejercicio cuando se sienta cansado, balancear el tiempo entre la actividad, el reposo y el sueño, dividir las tareas grandes en tareas menores y más manejables, repartir actividades de mayor desafío a lo largo de la semana.