Administradores municipales sinónimo de reparto y acuerdo con grupos políticos, advierten activistas

0
153

Karina Hernández/RIOaxaca

Oaxaca de Juárez. Los administradores municipales se usan para el control político de los municipios en conflicto y lo hace el grupo el gobierno en turno, la encomienda de los administradores es de tres meses pero despachan por tres años. En la mayoría de casos, pese a ser enviados para generar condiciones sociales para un nuevo proceso electoral en las comunidades indígenas, nunca suceden, sino solo administran discrecionalmente los dineros públicos, así lo advierten activistas y defensores de los derechos de las comunidades indígenas.

“El regreso de la figura de los administradores municipales es un retroceso en la vida política y democrática” dijo Marcos Arturo Leyva Madrid, presidente de Servicios para una Educación Alternativa (EDUCA), al referirse al polémico tema.

Como un reparto de favores políticos o acuerdos con grupos de poder, calificó la designación de los 17 personajes que fueron designados por la Secretaría General de Gobierno (SEGEGO) en los municipios de Ánimas Trujano, Concepción Pápalo, Ixtlán de Juárez, San Antonio Tepetlapa, San Carlos Yautepec, San Juan Bautista Guelache, San Pedro Velasco, Santa Catarina Lachatao, Santa María Ecatepec, Santa María Sola, Santa María Xandani, Santiago Atitlán, Santiago Matatlán, Santo Domingo Ixcatlán, Tataltepec de Valdés, Tepememe Villa de Morelos, Totontepec Villa de Morelos, comunidades que no lograron un proceso electoral y renovar a sus autoridades comunitarias.

“En muchas ocasiones el administrador no llega ni a pisar la comunidad”, “la mayoría de los personajes-administradores municipales-  son gentes que vienen de diferentes corrientes políticas o que pertenecen a un grupo, que lejos de sostener un compromiso con la comunidad que administra, tienen un compromiso con el gobierno”, alertó el activista.

Leyva Madrid detalló que a pesar de que los administradores municipales han sido nombrados por un lapso de 3 meses para poder organizar nuevamente elecciones en la comunidad, y lograr que el conflicto llegue a su fin,  jamás ha pasado.

“El problema radica”, dijo, “en que los administradores llegan a los municipios y no cumplen con la función de generar las condiciones para convocar a una nueva elección”. “Generar las condiciones, acercar a los grupos que están confrontados, no es del interés del administrador, ya que su figura ha sido creada para que el gobierno del estado mantenga cierto control en diversas regiones o municipios del estado que les interesa”.

El Presidente de EDUCA al mismo tiempo resaltó que muchos de los que hoy administran un municipio “han estado toda su vida como administradores municipales”. “Y como existe un ejercicio discrecional del erario público, -a varios personajes- les genera el interés por ocupar el puesto”.

Es lamentable dijo, que a pesar de la corrupción en la que varios administradores nombrados han sido acusados, -hoy- repiten el cargo. Sus nombramiento, señaló, termina siendo puestos políticos, acuerdos, facturas que hay que pagar y acuerdos que hay que cumplir.

“La figura del administrador es un verdadero retroceso” agregó Leyva Madrid al lamentar que el conflicto de fondo en las comunidades no es atendido.

El activista fue más lejos al señalar que “la figura del administrador no debería existir, ya sea  nombrado por el Congreso del Estado o por el Gobierno del Estado, se estaría entrando al juego de cuotas de poder y estarían ligados a ciertos partidos, dejando a las comunidades en conflicto, pues el administradores respondería a un color o al mismo gobernador”.

Sin embargo en el reparto de culpas, Leyva Madrid aseguró que la figura del administrador persiste por la poca capacidad que ha mostrado el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), en términos de ir generado los acuerdos necesarios para llevar a cabo las elecciones en diversos municipios que a la fecha ha dejado 17 municipios con administradores y 60 localidades con impugnaciones de su proceso electoral.

“Se supone que como órgano electoral su función –del IEEPCO- es ubicar a  los municipios en los que se prevé un tema de conflictividad para realizar acciones preventivas. Para ir resolviendo el conflicto y así evitar que recaigan en administrador” aseveró.

Por ello, el activista propuso realizar una revisión del Órgano Electoral y de la actuación de los concejeros electorales, de quienes dijo, dejan mucho que desear. “Dejaron crecer algunos conflictos y en otros no actuaron a tiempo y siguen en la idea de ir alargando la conflictividad y no resolverla”, alertó.

Asimismo, por los últimos acontecimiento ocurridos en diversas comunidades, el líder de EDUCA vislumbró una sociedad divida para el próximo proceso electoral de 2018; al mismo tiempo advirtió que si los problemas que el día de hoy afectan en las diversas comunidades no son atendidos, en Oaxaca se pude correr el riesgo de lacerar la relación entre los mismo oaxaqueños.