OIT: 47.5 millones de menores en el mundo realizan trabajos peligrosos

0
59

Por La Crónica

La Comisión de Desarrollo Social del Senado demandó al gobierno federal que prohíba el empleo de menores de 16 años en cualquier tipo de trabajo, a fin de salvaguardar el interés superior de la niñez. De acuerdo con el Informe Mundial de 2015 sobre el Trabajo Infantil: Allanar el Camino Hacia el Trabajo Decente para los Jóvenes, preparado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 47.5 millones de menores de entre 15 y 17 años tienen un trabajo peligroso.

Tan sólo en México, según una encuesta realizada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en el 2007, 3.6 millones de niños y jóvenes de 5 a 17 años se encontraban laborando, de los cuales 1.1 millones eran menores de 14 años.

Lo anterior representa el 12.5 por ciento del total de la población infantil nacional, explicó el senador Rabindranath Salazar, integrante de la comisión de Desarrollo Social.

El legislador perredista externó que en la actualidad, el trabajo infantil es repudiado por las democracias, y subrayó que el interés superior del menor es parte de las agendas de derechos humanos. Sin embargo, dijo, pese a los esfuerzos que se han hecho la situación ha cambiado muy poco en los últimos 50 años.

“Estamos convencidos de que ningún niño debe trabajar, pues su formación y entorno debe ser en las mejores condiciones, tiene derecho al juego y al descanso al igual que la educación”, apuntó.

El morelense lamentó que cuando los menores y adolescentes se ven en la necesidad de trabajar, no cuentan con un ingreso digno, seguridad en el lugar de trabajo y protección social de la familia, lo que no permite aspirar a los menores a una mejor vida.

Afirmó que como consecuencia de la reforma constitucional de junio de 2014, en la actualidad la Constitución prohíbe el trabajo en menores de 15 años y limita a seis horas de trabajo a los mayores de 15, pero menores de 16 años.

El senador por Morelos destacó que un factor por el cual los niños y adolescentes se ven obligados a trabajar es la poca posibilidad de continuar con sus estudios.