Atom Egoyan será premiado en Oaxaca

0
271

Atom Egoyan, cineasta canadiense de ascendencia armenia, trascendental en el cine mundial de mediados de los ochentas hasta avanzados los dos miles, estará en Oaxaca el próximo 21 de noviembre para recibir la presea El Pochote 2014.

Medalla otorgada por el pintor Francisco Toledo, y que ha sido dada con anterioridad a personalidades cinematográficas como la actriz Victoria Abril , y los realizadores mexicanos Jaime Humberto Hermosillo y Arturo Ripstein.

 

El nombre del premio, cuya acepción completa es el de  Premio Internacional al Cine Digital El Pochote , esta inspirado en el cine club fundado y abierto por Toledo, el cual el artista y promotor cultural decidió cerrar hace más de seis años.

Del cual hoy existe un emulo en el Centro de las Artes de San Agustín, Etla (CASA) lugar donde se le otorgara la medalla a Egoyan con una exhibición en semanas previas de sus cintas , Exótica , El ajustador y Ararat.

De capa caída en los últimos años con thrillers corales fallidos y algo anodinos como  Chloe (2009), El nudo del diablo (2013) y Cautivos (2014) , Egoyan fue un cineasta que irrumpió fuerte en los festivales cinematográficos de los ochentas, con filmes en apariencia experimentales, encendidamente cerebrales, que deambulaban por las vidas de personajes enfrentados a una introspección que no buscaban pero que a la larga los desnudaban en sus propias mentiras, privándolos de sus muy ensayadas coartadas.

Escenas familiares (1987), Partes habladas (1989) y El Ajustador (1991) conjugaban por partes iguales en forma de rompecabezas existenciales, temas como el aislamiento tecnológico, el incesto, las dinámicas familiares fracturadas por dogmas que no se sostenían con nada, el extranjerismo en una tierra infértil para cosechar cualquier cosa, el alejamiento humano que partía desde adentro para convertirse en una herencia globalizada.

Con sus cintas posteriores llenas de un refinamiento insoslayable  enervado por la búsqueda de una sinceridad feroz , Egoyan encontró su influjo como cineasta primordial, principiando con Exótica (1994), la historia de una stripper y el pobre tipo que va a verla bailar todas las noches, envueltos junto con un emigrante árabe homosexual y un dj cínico y desesperado, en una trama en la que no queda claro si el pasado es el presente, o el presente simplemente no esta pasando.

Más claridad encontró en Dulce provenir (1997) , recuento del duelo blanco y dolorosamente armónico experimentado por una comunidad en la montañas envuelta en una escenografía de nieve eterna, al experimentar la muerte de varios de sus niños en un accidente de autobús escolar,  espoleada en su dolor por la presencia  de un abogado carroñero (Ian Holm) que tiene que superar a su vez la certeza de una hija drogadicta y cero positiva.

Esta cinta le significó a Egoyan su única nominación al Oscar por mejor director , y lo encumbró como uno de los cineastas con una mejor  y más  autentica concepción de un universo cinematográfico propio, estimulante y muy personal.

El viaje de Felicia (1999) fue un thriller de asesinos seriales con la historia de una adolescente galesa que tiene que viajar a Inglaterra para practicarse un aborto y encontrar una nueva vida , incrustada justo en el medio.

En realidad la cinta era una especie de puesta al día de Caperucita Roja, con un lobo calvo y compasivo, interpretado honda y frenéticamente por el recién fallecido Bob Hoskins.

Y finalmente está  Ararat ( 2002) la cinta mas ambiciosa y polémica del director, que le sirvió para denunciar la matanza turca sobre los armenios a principios del siglo veinte (cuya existencia hasta la fecha sigue siendo negada por el gobierno turco) , mediante la imposición de un juego de espejos (que tanto le gustan al cineasta) sobre la relación que se establece entre el crew de una cinta que se filma sobre la masacre, y un viejo inspector de aduanas en apariencia racista (Christopher Plummer) que ha de influir en el destino atribulado de algunos de sus integrantes.

 

Hoy Egoyan ha presentado un ultimo thriller a competencia en el más reciente festival de Cannes, Recuerda , protagonizada nuevamente por el incombustible y casi nonagenario Plummer, en el papel de un anciano judío que pistola en mano busca en los asilos a los guardias alemanes que casi lo exterminan en un campo de concentración.

Por lo pronto , el cineasta de 55 años, del que entre sus actrices y actores habituales para sus películas ha tenido a histriones canadienses que ha lanzado a una filmografía sostenida  en Hollywood , como Bruce Greenwood, Sarah Polley, Maury Chaykin y Elias Koteas, estará en Oaxaca en poco menos de veinte días, acompañado por la actriz Arsinee Khanjian, su esposa y presencia habitual de muchas de sus películas.

A lo mejor el infierno chico oaxaqueño lo inspira a una nueva historia.