‘Cumple’… ¿feliz? El PRI llega a sus 86 años con ‘daños’ en su imagen

0
126

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) cumple 86 años con las elecciones intermedias en puerta, a las que llega con daños en su imagen y una baja en encuestas recientes, aunque especialistas descartan que se trate de una crisis.

El tricolor —fundado el 4 de marzo de 1929 bajo el nombre de Partido Nacional Revolucionario (PNR)— competirá en los comicios del próximo 7 de junio, donde se renovarán más de 2,000 cargos, incluyendo nueve gubernaturas y las 500 curules de la Cámara de Diputados.

Aunque las mediciones de preferencias todavía lo sitúan en primer lugar, también muestran una caída en la intención de voto a su favor.

La semana pasada, El Universal/Buendía & Laredo publicó su encuesta más reciente, que da al PRI una proyección de 30%, 12 puntos menos que el ejercicio de noviembre, que le otorgó un 42%.

Esta disminución lo puso en empate técnico con el Partido Acción Nacional (PAN), que se quedó con 26% de las preferencias.

Pese a esta “notoria caída”, dijo a CNNMéxico el analista político Jorge Javier Romero, el PRI tiene una estructura “más sólida que los demás partidos”, que evitará que el partido del presidente Enrique Peña Nieto tenga un ‘desplome’ electoral.

“A la hora de la hora, entre representación proporcional (plurinominales) y los distritos que se ganan de mayoría —donde el ganador se lleva todo y los perdedores se van a su casa—, el PRI tiene suficiente maquinaria para incluso aspirar a tener mayoría absoluta en la Cámara de Diputados”, comentó.

Analistas consultados dicen que la baja participación en las elecciones intermedias —en las que solo se vota por diputados y cargos estatales, y no por presidente de la República— y el llamado “voto duro” jugarán a favor del PRI, aunque en las encuestas no le sonrían las cifras.

“El PRI tiene una fortaleza enorme porque es una coalición de clientelas políticas y su voto duro es sin duda alguna el más sólido”, opinó Romero, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Sergio Bárcena Juárez, profesor de Análisis Político del Tecnológico de Monterrey, enfatizó que lo que más importa en las elecciones intermedias no es tanto la popularidad del partido, sino su estructura funcional.

“El PRI es el que mejor aceitado tiene ese aparato a nivel nacional. Tiene una estructura desde el nivel municipal hasta el nivel federal, que funciona de manera eficiente, y ha funcionado a lo largo de los años. En elecciones intermedias, la estructura del partido es lo que más pesa porque se reducen los niveles de participación y la identificación de las personas no va tanto a candidatos sino a partidos”, manifestó en entrevista.

Una imagen negativa, pero…

Otro reto para el PRI es la opinión que los ciudadanos tienen de él. La encuesta de febrero de Consulta Mitofsky refleja preferencias electorales similares a la de Buendía & Laredo, y aporta un estudio sobre la imagen de los partidos, que señala que el PRI es el instituto político con mayores opiniones negativas.

Un 44.2% de los participantes dijo tener una “mala” opinión del PRI, al que le siguen el Partido de la Revolución Democrática (PRD), con 41%; el Partido del Trabajo (PT), con 40.8%, y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con 35.9%.

La medición, además, indica que el PRI tiene el mayor índice de rechazo al voto, con 44.3% de los consultados, seguido por el PAN con 36.5%, el PRD con 35.9% y Morena, con 31.2%.

Pero estos datos tampoco son síntoma de una crisis, según el maestro Bárcena Juárez, quien los atribuye al desgaste por el ejercicio en el gobierno federal y a situaciones coyunturales, como los escándalos por supuestos hechos de corrupción y conflicto de intereses, y de otros que han desatado el rechazo de la ciudanía, como el caso Ayotzinapa.

“Hay muchos mexicanos que han desarrollado una cercanía con ese partido, que en varios estratos de la población es de los primeros partidos con los que se logran identificar, porque históricamente es el partido más antiguo, que por más años gobernó y tiene una estructura muy amplia y funcional”, abundó.

El mismo presidente Peña Nieto reconoció recientemente que México vive entre la “incredulidad y la desconfianza”, por lo que admitió que su gobierno debe “reconsiderar hacia dónde nos dirigimos”.

El doctor Romero indicó que la baja del PRI en las encuestas puede explicarse por una crisis general del sistema político mexicano.

“Un bajada en el porcentaje de preferencia de voto tiene que ver con esta profunda crisis de legitimidad que está viviendo toda la política mexicana, no solo el PRI. Afectan más al PRI las opiniones negativas que a otros partidos porque el PRI es el partido más grande”, puntualizó.

Pero, a final de cuentas, “la verdadera encuesta en la democracia es el escrutinio en las urnas”, como dijo a CNNMéxico Mariano Palacios Alcocer, expresidente nacional del PRI.

“Los cortes parciales que se van haciendo en los sistemas de medición, en muchas ocasiones obedecen a coyunturas de temas, que en ocasiones tienen determinada animosidad en la opinión pública”, comentó el exdirigente partidista, actualmente embajador de México ante El Vaticano.